Un paso gigantesco a la luna... de miel

Un paso gigantesco a la luna... de miel

notitle
21 de junio 2013 , 07:11 p.m.

“Por fin, por fin, se van a casar la aquella con el aquel… Me alegra por la muchacha, también me alegro por él”, comienza una de las canciones del genial Jorge Velosa. Pues, por fin se van a casar la aquella con la aquella y el aquel con el aquel. Efectivamente, comenzaban ayer las uniones de personas de la comunidad LGBTI.

La Corte Constitucional, en la sentencia C-577, concedió dos años para que el Congreso legislara sobre el vínculo jurídico entre parejas del mismo sexo. Pero el Congreso se hizo el marisco dormido, hasta dejar en manos de los notarios el asunto, aunque ahora los interesados prefieren a los jueces.

Pero, ¡oh, confusión, oh caos!, dijeron en una orgía. Hay confusión, como todo aquí, por falta de leyes claras. Se viene una polémica jurídica, social y política, pues, además, en este tema, que tiene sociología y religión, todo mundo quiere acostar posiciones.

El matrimonio entre parejas del mismo género es un asunto importante para el país, pues toca fibras del orden social, religioso, cultural y humano. Según el presidente de Colombia Diversa, hay más de 4 millones de personas de esta orientación en el país. Y se sospecha que hay mucho ma…cho sin salir de clóset. La posición sexual, o, mejor, la orientación sexual, es del fuero personal y debe ser respetada. Como ser de derecha o de izquierda. Taurino o antitaurino. De un equipo o del otro.

Por todo lo que significa este avance en un país vestido a la antigua, este fue el tema de la semana y eso que se aprobó el fuero militar, que era necesario, porque, si se mira bien, tiene un fondo importante de defensa de los civiles fuera del conflicto y es un escudo para los militares que luchan por protegernos. Claro está, sin los miserables falsos positivos. Porque impunidad, jamás. En eso sí no nos crean tan m...ilitaristas.

El matrigay ya confirmó el divorcio entre el procurador Alejandro Ordóñez y el fiscal general, Eduardo Montealegre. Bonito apellido este para después del matrimonio. El Procurador, nada tolerante, no está de acuerdo con estas uniones. Dice que notarios y jueces pueden acudir a la objeción de conciencia. Pero el Fiscal afirma que ¡si la Corte hubiera creado jurisprudencialmente otro vínculo distinto al matrimonio, entonces no se lograría la protección de derechos que se buscó con esa sentencia! ¡Eso sería absurdo; es el matrimonio el que garantiza la protección de los derechos legales!

¿La unión frente a notarios y jueces no garantiza esos derechos?, pregunto, inocente. Que hablen los magistrados. ¿No podrían dejarlo en unión solemne? Sugiero, inocente. La unión hace la fuerza. Además, la institución del matrimonio en un país de gran mayoría católica toca fibras sagradas. Y la palabra matrimonio viene de matriz, que, en el caso de los gays, es un contrasentido, por más que uno de ellos quiera ser el sostén del hogar. Así mismo, el acto ante el altar tiene una raíz en el vínculo entre hombre y mujer con el fin de procrear. Y eso no se logra entre parejas del mismo sexo, ni con ayuda de las cortes celestiales.

¿No se podría reformar el Código Civil y que se incluya la “unión solemne”? Que, por cierto, es una frase lo más cuca. Quiere decir “majestuoso”, “con mucha pompa”. Y hasta tiene alcance religioso: “procesión solemne”. Así que, señores y señoras, está muy bien que se midan la argolla, que los declaren marido y marido, y esposa y esposa, hasta que la muerte, el otro o la otra, las cuentas o los celos los separen; que vivan felices, que la sociedad los respete, que se agarren de las manos, pero, a lo mejor, sobra que se agarren de una palabrita. Lo alcanzado es una hazaña como la de Neil Armstrong. Es un pequeño paso para un hombre, pero es un salto gigantesco para los gays. Es un paso a la luna… de miel.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.