'No voy a salir corriendo del América': Diego Umaña

'No voy a salir corriendo del América': Diego Umaña

El DT escarlata habló con EL TIEMPO de los desmanes de los hinchas y el ascenso de su equipo.

notitle
21 de junio 2013 , 05:36 p.m.

Muchas veces, la violencia crece en proporción directa con las frustraciones que la gente acumula; en otras oportunidades, utiliza el fútbol como válvula de escape y esta vez se puso la camiseta del América. Los hinchas, aún sin tener en cuenta que se trata de un deporte donde el error es parte esencial, parece que no le harán más concesiones a los ‘diablos rojos’ en su tortuosa estadía en la B. El pasado jueves en el empate de los ‘escarlatas’ (2-2) en Rionegro, se presentó el primer aviso de los riesgos que podrían correr los dirigidos por Diego Umaña en caso de que no logren el Ascenso a final del año, cuando fue agredido y quedó inconsciente el brasilero Flavio Carvalho. (Lea aquí: Hinchas de América agredieron al delantero Flavio Carvalho.)

No es la primera vez que al curtido Diego Édison le toca vivir actos violentos en su carrera. Ya con Santa Fe había vivido un hecho similar en los ochenta y en el 2008 con América, cuando perdió una final contra Chicó, varios de sus futbolistas fueron amenazados. El técnico Vallecaucano habló con EL TIEMPO de las dificultades que vive su equipo y de su firme intención de seguir adelante con el proyecto que emprendió en el 2013 para regresar al América de Cali a la primera división del Fútbol Profesional Colombiano.

¿Alguna vez le había pasado algo como lo del jueves en Rionegro cuando agredieron a sus jugadores?

Sí, con Santa Fe en los ochenta me pasó en Armenia y en América ya me había pasado. En el 2008, en el primer semestre perdimos la final contra el Chicó, se erraron unos goles, se erraron unos penales en la definición del título, y a dos o tres jugadores los amenazaron, a mí también; a los seis meses salimos campeones y nos querían abrazar y llevar en andas. El lío es cuando se pasan los límites, no solo en la cancha sino en la tribuna, en el micrófono, en la calle…en todos lados hay que respetar unos límites porque sino se llega a estas instancias. Todos somos responsables de lo bueno y de lo malo de lo que pasa en el fútbol, porque participamos directa o indirectamente.

¿Es peor la situación ahora que la de hace cinco años?

Es igual porque en ese año amenazaron a dos o tres jugadores y a nosotros. En el fútbol siempre se incita a la violencia. Siempre hay comentarios y muchas veces no hay equilibrio en lo que se comenta o se anuncia, y la gente, por su pasión, se encuentra en un estado que no es el normal, y es ahí donde aparecen los inconvenientes. Eso pasa aquí en Colombia, en Argentina, en Brasil, en la Copa Suramericana, ha pasado en todo lado. Se alteran los límites de la comprensión, del respeto, de lo que es el fútbol, que es un deporte, y se lleva a este plano.

¿La situación actual, ese ambiente de zozobra, no puede generar que algunos jugadores se marchen y otros se abstengan de llegar al equipo?

Esto genera inestabilidad, no es lo ideal ni es lo mejor. Nadie busca que pase esto, pero cuando sucede hay que encararlo, superarlo y seguir adelante. Ojalá no vaya a pasar nada lamentable. Yo no voy a salir corriendo, no voy a desafiar a nadie. Voy a seguir trabajando con respeto, tratando de hacer lo mejor siempre. Mi pasión es el fútbol, es mi profesión, la quiero, la amo, me gusta ser entrenador y me gustaba mucho ser futbolista. Acá estoy, voy a seguir porque quise venir y porque la gente también me lo pidió. Yo sé lo que significa el reto y soy conciente de que es un gran desafío.

¿Ha sentido temor por su vida?

Espero que no pase nada, yo solamente confío en eso, espero que no nos pase nada ni a mí ni a ningún jugador. Cuando me vine de Armenia, los últimos días que estuve allá como entrenador andaba con escolta policial, y vine al América y seguía con escolta policial unos días.

Y ahora, ¿va a tomar alguna medida de precaución?

En estos casos siempre hay que tomar precauciones y pienso que eso hace parte de este desafío. Yo sé dónde estoy parado, esto no ha terminado, sé cómo es la expectativa que hay y cuál es el sufrimiento. Por eso insisto que desde todos los niveles hay que tener equilibrio y cuidado con lo que se hace y con lo que se dice. América es un caso social, no es un equipo chico de mil, dos mil o cinco mil hinchas, es un equipo grande con mucha historia, es la mitad más uno y eso se expresa adentro y afuera de la cancha. Todo lo que se dice sobre América tiene que hacerse con responsabilidad porque genera muchas cosas.

¿Los hinchas, los medios, la gente, los están presionando?

Me parece que es injusto que este grupo, y nosotros que llegamos ahora, nos tengamos que hacer cargo por lo sucedió el año pasado y hace dos años. Cuando América fue a la B nosotros no estábamos acá. Este grupo es nuevo, es diferente, tiene otra mentalidad, y yo creo que no puede estar cargando con lo que había pasado antes, ni en lo económico ni en la parte emocional, ni en la presión. Este es un equipo donde sus jugadores y su cuerpo técnico quisieron estar acá y nadie los obligó. Solamente venimos a aportar y a sumar, a poner todo para que América consiga volver a la A, y no va a ser fácil. Yo sé por qué te lo digo, pero América va a tener que luchar contra todo para poderlo conseguir, y al primero que tiene que vencer, es a él mismo.

¿Han tenido que luchar contra la prensa o personas con intereses de que América no vuelva a la A?

Es contra todo con lo que tiene que pelear este equipo. Y en el fútbol es así, la violencia no se genera solo porque juegan once contra once, se genera en la cancha, desde una decisión arbitral, si hay demasiada reacción policial, por una mala reacción en la tribuna, por un mal comentario en la radio o en la televisión; todos participamos de este espectáculo que se llama fútbol y todos tenemos cierta responsabilidad.

La gente pensó que con la salida de la Lista Clinton acababan los problemas del América…

América avanza, lo que pasa es que solo se habla de resultados. El equipo se está construyendo internamente. Acá hay unos dirigentes que están poniendo dinero de su propio presupuesto, algo que antes no sucedía. Hay 22.000 millones de pesos en deuda que dejaron los directivos que se fueron y las taquillas no han sido buenas este semestre, y el año pasado fue al revés. Pero esto no ha terminado, falta un campeonato. En este torneo se me lesionaron los delanteros titulares y eso lo habíamos previsto en enero pero por el presupuesto sabíamos que nos teníamos que ajustar todos. Arrancamos bien, éramos el mejor equipo y si no hubieran ocurrido las lesiones y las suspensiones, América seguro que gana el campeonato. Pero pasaron esas cosas y qué vamos a hacer, es algo fortuito. No estamos inventando, pueden revisar las alineaciones y verán. Terminé jugando con cuatro laterales porque no tenía más jugadores. La gente y el periodismo tienen que entender que estábamos muy entusiasmados pero pasaron estas cosas.

¿Entonces es falso eso que se decía de que se le 'paró' el equipo?

Ese comentario hace daño. Es un comentario malintencionado, porque nadie puede decir “se le paró el grupo” si no conviven con él. En el grupo hay una completa armonía entre todos, hay respeto, entrega…este equipo no se queja por nada, entrena y se prepara bien. Ha hecho una gran campaña en esos primeros 18 partidos y había mostrado una gran falencia en todo el campeonato que era no tener contundencia, en todos los estadios llegaba y llegaba, creando ocasiones de gol y muchas veces fallaba. Más cuando le faltaron los cuatro delanteros.

¿Diría usted que va a regresar al América a la primera división?

Para eso vine y cuando quiero eso me paro y voy en búsqueda de eso, me paro y voy por eso hasta que lo consigo. Es lo único que tengo en mi cabeza y en mi mente. Hemos construido el 60 o 70 por ciento del equipo. Ahora que salimos de la Lista Clinton estamos trabajando en construir el equipo, pero eso no se hace de la noche a la mañana.

ANDRÉS RIVERA MEJÍA Y HÉCTOR FABIO GRUESSO
Redactores de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.