Un bufón feliz

Un bufón feliz

notitle
19 de junio 2013 , 05:26 p.m.

 “Mel ha construido su propia tradición de grandeza y es esa tradición –extraída del pasado, honrándolo, jugando con él, vampirizándolo, extendiéndolo hacia lugares donde hombres sabios y muy divertidos temieron previamente ir– lo que estamos celebrando aquí y honrando esta noche. Mel siempre ha hecho su propio camino y nos ha traído a todos al paseo.” Estas son algunas de las palabras con las que el 6 de junio, en Los Ángeles, el director Martin Scorsese le entregó a Mel Brooks el Premio a Toda una Vida, concedido por el American Film Institute (AFI), en ceremonia que encabezó Howard Stringer, presidente de la junta directiva de este instituto.

A sus 86 años, el veterano director, guionista, actor, productor –y, ante todo, comediante– Melvin James Kaminsky, alias Mel Brooks, goza de un reverdecer de su popularidad, refrendado por el estreno el mes pasado de Mel Brooks: Make a Noise, un documental para la serie American Masters, de la cadena de televisión pública PBS, dirigido por Robert Trachtenberg y en el que vemos aún lleno de energía a un hombre con 60 años de experiencia a cuestas y con una trayectoria brillante, que lo ha hecho ganar los premios Emmy, Grammy, Óscar y Tony.

Mel Brooks llegó al cine tras ser uno de los escritores del comediante Sid Caesar, crear obras para Broadway y gestar la serie El superagente 86. Debutaría en la pantalla grande con Los productores (1968), con la que ganaría el Óscar al mejor guion original, y de ahí hasta 1995 dirigiría otros diez filmes, la gran mayoría parodias y farsas. El suyo no fue un cine refinado: Mel Brooks apeló a la broma física, al doble sentido verbal, a la exageración y a la burla gruesa, haciendo blanco en temas como la religión, el sexo y la doble moral norteamericana. No temía a los riesgos y quizá por eso emprendió proyectos no siempre exitosos. Su espíritu ha sido siempre el de un bufón feliz y gozón, no exactamente el de un autor, aunque no por ello su obra carezca de importancia.

De su carrera hay que rescatar filmes tan hilarantes como Blazing Saddles (1974), Young Frankenstein (1974) y Silent Movie (1976), obras que llevaron la parodia un escalón más arriba e inspiraron a directores como Jim Abrahams y los hermanos Zucker. Pese a que en su momento fue polémico e iconoclasta, hoy el cine de Brooks se antoja ingenuo, pero, sin duda, es mucho más inteligente que las comedias que ahora padecemos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.