Brasil: proyecto de ley propone tratar homosexualidad como enfermedad

Brasil: proyecto de ley propone tratar homosexualidad como enfermedad

La iniciativa de la bancada evangélica fue aprobada en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara.

notitle
19 de junio 2013 , 05:18 p.m.

A pesar del consenso en la comunidad médica internacional desde 1970 de que la homosexualidad no es un desorden psicológico, el miércoles la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó un proyecto de ley que propone volver a tratar la homosexualidad como una enfermedad.

La iniciativa es del diputado Joao Campos, pastor evangélico al igual que el presidente de dicha Comisión, Marcos Feliciano, cuyo nombramiento en ese cargo en marzo pasado provocó el rechazo de varios grupos defensores de derechos fundamentales, pues lo acusan de homofobia y racismo.

La ministra de la Secretaría de los Derechos Humanos, María del Rosario, calificó el proyecto de “absurdo” y su aprobación como un retroceso, y publicó en su cuenta de Twitter que "lo que Brasil necesita son leyes que criminalicen la homofobia".

Al aprobar este proyecto, la bancada evangélica que domina la CDH parecería estar ignorando por completo las protestas multitudinarias que se vienen tomando las calles de las principales capitales brasileras en rechazo a un sinnúmero de asuntos, entre ellos, la actuación de los congresistas.

En palabras del presidente de la Cámara de Diputados, André Vargas, “es incomprensible que Feliciano haya hecho esto en este preciso momento; esa insensibilidad refuerza los movimientos sociales”, dijo al referirse a las marchas que el lunes pasado llevaron a miles de personas hasta el techo del propio Congreso Nacional. Marcos Feliciano fue uno de los congresistas más criticados por las arengas y pancartas de los manifestantes.

Sólo dos integrantes de la CDH se manifestaron contrarios al proyecto. Uno de ellos, Simplício Araújo apeló para que el proyecto sea archivado y reivindicó la postura médica actual, avalada por la Organización Mundial de la Salud, al decir que "no existe tratamiento para lo que no es enfermedad. La enfermedad que tenemos que combatir es el descaro de algunos políticos", puntualizó Araújo.

Feliciano se defendió diciendo que la prensa se dedica a atacar deliberadamente los proyectos de ley de origen evangélico y que calificar esta iniciativa como el proyecto de la “cura gay” no deja de ser otro de esos intentos de desprestigiar el trabajo de la bancada evangélica.

Aunque la iniciativa deberá ser discutida en otras dos comisiones antes de pasar a la plenaria de la Cámara y luego al Senado, no deja de sorprender que haya logrado colarse en la Comisión de Derechos Humanos de un país reconocido internacionalmente por su supuesta liberalidad sexual.

Andrea Domínguez Duque
Para EL TIEMPO
Río de Janeiro

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.