Asignan a dedo vigilancia de obras en aeropuertos

Asignan a dedo vigilancia de obras en aeropuertos

En 13 terminales no funcionan interventorías que exige la ley. Hacemos grandes esfuerzos: Aerocivil.

18 de junio 2013 , 10:04 p.m.

En enero, la Aeronáutica Civil (Aerocivil) abrió finalmente la licitación para elegirles interventor a los seis aeropuertos de la zona nororiente del país: Cúcuta, Bucaramanga, Barrancabermeja, Valledupar, Santa Marta y Riohacha.

Y aunque se presentaron decenas de interesados, a los pocos días el proceso se declaró fallido porque la entidad se equivocó en la matriz de riesgo que usó para elaborar el pliego de condiciones.

Algo similar pasó en la llamada zona centronorte, que cubre, entre otros aeropuertos, el Olaya Herrera, de Medellín; y el José María Córdova, de Rionegro.

Durante la administración de Fernando Sanclemente, la Aerocivil declaró fallidos tres procesos para elegirles interventor.

Y aunque la ley exige hacer concursos públicos para contratar la vigilancia de este tipo de obras especializadas, con el fin de garantizar independencia y experticia, hoy esos 12 aeropuertos están en manos de empresas y universidades elegidas a dedo o de funcionarios de la Aerocivil que actúan ad hoc.

Lo mismo ocurre con el Rafael Núñez de Cartagena.

¿Juez y parte?

De hecho, durante un mes, EL TIEMPO revisó todas las interventorías y estableció que ese modelo de emergencia –que la Aerocivil califica como transicionales– es hoy la regla general en las terminales más importantes del país donde se desarrollan obras de alta complejidad, por 3 billones de pesos.

En la práctica, esto significa que la vigilancia de algunas de esas obras no está en manos de personal con la suficiente experiencia y que la Aerocivil se convirtió en juez y parte, al actuar como contratista e interventor.

Y aunque el director de comercialización de la Aerocivil, Ricardo Zerrate, dice que la ley les permite ese tipo de delegación y que el personal a cargo es competente, otra cosa piensan las autoridades.

La Contraloría General ya indaga desde nóminas paralelas hasta desvío de contratación en estas interventorías transicionales. Esta semana se pronunciará de fondo sobre el tema.

El senador liberal Juan Manuel Galán también prepara un debate sobre la misma materia.

“Es el colmo que esto esté sucediendo. Las interventorías son definitivas para garantizar no solo que las obras se entreguen a tiempo sino, además, que respondan a los estándares de calidad en materiales, seguridad y diseños”, explicó.

Y añadió que es evidente que hay improvisación en un área tan sensible, que afecta a 25 millones de usuarios del transporte aéreo.

“Ya demostramos sobrecostos en las torres portátiles de El Dorado y ahora vamos a demostrar que es ilegal y riesgoso aplicar este tipo de interventorías”, dijo.

Pero el problema va más allá de una polémica de conveniencia e idoneidad. EL TIEMPO estableció que las licitaciones fallidas ya se convirtieron en millonarias demandas para la Nación. El consorcio Viambiente-Concremat, por ejemplo, está reclamando 23.700 millones de pesos de indemnización por la revocatoria de la interventoría de las obras de modernización de El Dorado.

El contrato se le entregó –durante la administración de Sanclemente– al consorcio que obtuvo el segundo puntaje (JFA-A&C), aduciendo que Viambiente-Concremat, que había sido seleccionado, tuvo inconsistencias en las hojas de vida que presentó tras la adjudicación.

Y aunque hay otro proceso millonario en Antioquia,la Aerocivil dice que ninguno tiene fundamento.

El lío es que, tal y como están, esas concesiones pasarán –en diciembre del 2013– a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), que heredará la problemática.

Incluso, ya está en proceso de entrega el Rafael Núñez, de Cartagena y, según fuentes oficiales, las inconsistencias encontradas los obligaron a remitir el caso a la Procuraduría.

EL TIEMPO intentó sin suerte conocer la versión del exdirector de la Aerocivil Fernando Sanclemente.

Licitaciones desiertas

Ricardo Zerrate, director de Comercialización de la Aeronáutica Civil, le aceptó a EL TIEMPO que no es lo ideal que la misma entidad asuma las interventorías. Pero aclaró que ha sido una alternativa ante la seguidilla de declaratorias de licitaciones desiertas.

“Los requisitos no son fáciles de llenar y la ley nos faculta para usar ese tipo de interventorías ad hoc”, añadió el funcionario. También sostuvo que muchos son procesos heredados de otras administraciones y aclaró que, a pesar de su complejidad, las obras no se afectan por ese modelo de vigilancia, como tampoco la validez de los conceptos que emiten los funcionarios de la Aerocivil.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.