'La palabra clave en el vino es curiosidad'

'La palabra clave en el vino es curiosidad'

José Peñín, autor de la 'Biblia de los vinos de España, viene a Expovinos a lanzar su guía.

notitle
18 de junio 2013 , 04:10 p.m.

José Peñín es una institución dentro del mundo del vino. Y la razón es que este hombre, nacido en un pueblo de León, en 1943, es el creador de la ‘Biblia de los vinos de España’: la Guía Peñín, una obra de referencia obligada –a nivel mundial– para cualquiera que esté interesado en conocer los vinos de la ‘madre patria’.

Peñín, que además de su famosa guía ha escrito más de 20 libros sobre el vino en su vida y fundó la primera revista especializada en el tema de España, vino a Bogotá como invitado especial de Expovinos, que comienza este miércoles. Viene a participar en varias charlas y catas, pero sobre todo, a lanzar su guía en Colombia, que comenzará a ser distribuida en nuestro país por la importadora de vinos Vinalium.

EL TIEMPO conversó con él en un estand de Fenavin, una feria de vinos que se realiza en Ciudad Real (Castilla-La Mancha) y que este año reunió a 1.214 expositores de toda España y a más de 3.000 compradores internacionales. La lluvia de saludos, preguntas y hasta peticiones de consejo solo se interrumpió durante lo que duró esta charla, porque, como ya señalamos, José Peñín es una institución.

¿Cuáles han sido las claves para que su guía se haya convertido en el referente que es hoy dentro y fuera de España?

De un lado, hay un reconocimiento a la seriedad y transparencia con la que hacemos nuestras catas, que no son a ciegas. Y de otro, somos la guía de vinos españoles que más referencias tiene. Para este año estamos hablando de casi 10.000 vinos. Y este es un factor que pesa para cualquier persona que pretenda tener una buena idea de lo que hay disponible en el mercado. Porque más allá de seguir o no los puntajes a ‘pie juntillas’, esta es una herramienta y debe ser útil.

¿Qué lo hizo lanzarse a hacer una guía iberoamericana, con vinos de España, Chile, Argentina y México?

La idea surgió de las peticiones de algunos importadores estadounidenses interesados en tener una guía como la nuestra, pero que abarcara también los vinos de Latinoamérica, para tener una referencia confiable y comparable. Y como se trata de vinos con esencia ibérica, pensamos que era una buena idea. No nos equivocamos, pues vamos para la segunda edición.

¿Y esta suerte de ‘unión iberoamericana del vino’ en qué beneficia a las partes que la conforman?

Para los vinos españoles es un valor añadido, pues es innegable el éxito exportador de los vinos de Chile y Argentina. Y para los productores de esos países, el que se valoren sus vinos dentro de una marca como la Guía Peñín es sin duda atractivo. Sumar es importante frente a mercados como los de China o Japón.

¿Qué le ha sorprendido de lo que halló en Chile y Argentina?

Hay una gran evolución mundial en el vino, tanto por los desarrollos tecnológicos como por los intercambios técnicos: los enólogos chilenos y argentinos van a Burdeos o a Rioja, y viceversa. Hay mucha transferencia de conocimientos, gracias a lo cual el nivel de los vinos está subiendo en todo el mundo. De hecho, uno puede ir hoy a Israel y encontrar una calidad de vinos sorprendente.

¿Cómo les fue a estos dos países en materia de puntuación: bien o mal?

El peor vino chileno y el peor vino argentino no bajan hoy de 86, 87, 88 puntos. Vinos que pueden ir perfectamente a una mesa. Y claro, hay muchos vinos sobresalientes. En general no estamos hablando de vinos malos, sino de vinos buenos y muy buenos.

¿A qué atribuye el éxito internacional de Chile y Argentina?

A que sus vinos encajan perfectamente bien con los nuevos consumidores. Estados Unidos, por ejemplo, es un consumidor relativamente nuevo, que todavía no es maduro. Y los elementos que más atraen a estos grupos de consumidores son los que provienen de lo que yo llamo ‘vinos de sol’, vinos corpulentos, de sabor, de mucha fruta; no los vinos más complejos, como un borgoña o un burdeos, donde los taninos o la acidez pueden ahuyentar a muchos.

¿Qué es lo más importante para aprender de vinos?

La curiosidad.

El nuestro es un mercado emergente, mucha gente está empezando. ¿Qué les diría a esas personas?

Que beber vino no es una necesidad fisiológica, como tomar agua para saciar la sed. Bebemos vino por placer, por cultura, porque es un bonito pretexto para conocer mejor nuestros sentidos. El vino es un puente a un mundo de sensaciones.

¿Algún truco en concreto?

Compren cuatro vinos diferentes, que tengan certeza de que son de orígenes muy distintos, y luego intenten ser capaces de diferenciarlos. Este divertimento les irá permitiendo afinar su conocimiento y capacidad de disfrute, lo que al final les brindará la posibilidad de sacarle más jugo al placer gastronómico, que es el gran fin del vino.

¿Qué es para usted lo más interesante del vino?

Su diversidad. Porque a diferencia de otras bebidas, donde no se percibe la variedad o variedades, el suelo, la cosecha, la crianza, el uso o no uso de la madera o el estilo del productor, el vino tiene muchísimos elementos, una riqueza enorme: una serie de recovecos que resulta muy interesante y divertido explorar.

¿Qué mensaje le gustaría dejar en esta, su primera visita a Colombia?

Dos ideas básicas: que el vino es placer y que es un producto que engrandece ese momento tan importante y necesario como es el pasar a la mesa.

Jose Peñín en frases

“De tanto pulir los vinos, para hacerlos casi perfectos, a muchos les falta alma”.

“Un crítico bebe más para los demás, que para sí mismo. Debe usar la cabeza y la experiencia más que el corazón y la emoción”.

“Hoy por hoy, lo que más me interesa del vino es la complejidad, que transmita muchas cosas”.

“La gran bandera del vino español es su enorme diversidad, pero no la

estamos explotando bien”.

La guía Peñín en datos clave

-30.000 ejemplares de la Guía Peñín (España) se imprimen cada año.

-Se traduce al inglés y al alemán.

-Estados Unidos es donde más se vende la guía, fuera de España.

-La Guía Peñín de los Mejores Vinos de Argentina, Chile, España y México incluye más de 3.000 vinos referenciados de los cuatro países participantes. Para hacerla, en América Latina se cataron más de 1.200 muestras.

-De la guía Iberoamericana se imprimen 10.000 ejemplares y se traduce sólo al inglés.

El Gran Salón del Vino Peñín completará en octubre 14 ediciones en España. Allí solo hay vinos con una puntuación igual o superior a 93 puntos.

En Nueva York, este 25 de junio, se hará el primer Gran Salón del Vino Peñín Iberoamérica, con 150 vinos de España, Chile, Argentina y México. Se estudia hacer un Gran Salón de este tipo en Colombia.

VÍCTOR MANUEL VARGAS SILVA
Editor de Domingo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.