EE. UU. se juega carta del diálogo con los talibanes

EE. UU. se juega carta del diálogo con los talibanes

Se busca salida al conflicto afgano, mientras Otán hizo traspaso de seguridad a fuerzas del país.

18 de junio 2013 , 09:24 a.m.

Estados Unidos se reunirá con los talibanes en Doha esta semana para lanzar un diálogo destinado a alcanzar la paz en Afganistán, donde insurgentes y tropas estadounidenses sostienen un sangriento y costoso enfrentamiento desde hace 12 años.

Tras varios intentos infructuosos, se vuelve a tratar una salida negociada al conflicto luego de que los talibanes declararon que su actividad se limitaría solo a Afganistán, lo que implica un tácito rompimiento con la red terrorista Al Qaeda.

Sería esta la primera vez que Estados Unidos se sienta a la mesa con sus enemigos históricos de Afganistán. Funcionarios estadounidenses informaron de esta iniciativa luego de que el Gobierno afgano asumió oficialmente el control de la seguridad del país, que estaba en manos de la Otán desde 2001, y anunció que enviará emisarios a Catar para negociar con los talibanes.

Los rebeldes dijeron que querían una solución política que lograra un gobierno justo y ponga fin a la ocupación extranjera en Afganistán, y abrieron una oficina en Doha, la capital de Catar, para ayudar a reanudar las negociaciones.

Pero los responsables estadounidenses advirtieron que el proceso probablemente será largo. Un alto funcionario dijo que EE. UU. espera reunirse con los talibanes pronto en Doha y reconoció a su vez que la negociación será “muy difícil”.

Por su parte, el presidente afgano, Hamid Karzai, dijo que esperan “que la apertura de esta oficina permita abrir negociaciones entre el Alto Consejo para la Paz y los talibanes”.

El presidente estadounidense, Barack Obama, también advirtió sobre un proceso de años. “Este es un paso importante hacia la reconciliación, aunque es un primer paso”, dijo Obama tras una reunión del G8 en Irlanda del Norte. “Creemos que habrá muchas sacudidas en el camino”, agregó.

El traspaso oficial del control de la seguridad del país a las fuerzas afganas empezó en julio de 2011 en las zonas menos violentas de Afganistán, y finalizó ayer con el traspaso, por parte de la fuerza internacional de la Otán (Isaf) a los afganos, de los últimos distritos que todavía controlaba.

“A partir de ahora, nuestras valientes tropas tendrán la responsabilidad de la seguridad y llevarán a cabo las operaciones”, aseguró el presidente afgano.

En teoría, la Otán en Afganistán solo tendrá un papel de apoyo, especialmente en caso de ataque aéreo, y de formación de los cerca de 350.000 miembros de las fuerzas de seguridad afganas.

Condiciones para una negociación

En este intento de negociar con los talibanes, Estados Unidos insiste en que la participación en el diálogo está condicionada a que estos grupos insurgentes rompan sus vínculos con Al Qaeda, pongan fin a la violencia y acepten la Constitución de Afganistán, incluidos los derechos de las mujeres y las minorías.

REUTERS Y AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.