Líderes del G8 acuerdan poner fin a pago de rescates por secuestro

Líderes del G8 acuerdan poner fin a pago de rescates por secuestro

Se consideró que ese dinero financia a grupos terroristos.

18 de junio 2013 , 06:54 a.m.

Los líderes de las ocho grandes potencias industrializadas (G8) acordaron poner fin al pago de rescates por rehenes secuestrados por "terroristas", indicó este martes la oficina del primer ministro británico David Cameron.

Downing Street dijo que los dirigentes reunidos en una cumbre en el lujoso complejo de Lough Erne, en Irlanda del Norte, instarían también a las empresas a negarse a pagar por la liberación de sus secuestrados.

Cameron, en cuyo país se considera ilegal pagar rescates, impulsó este acuerdo al considerar que los fondos recaudados mediante los rescates son la principal fuente de financiación de los grupos terroristas.

Las tomas de rehenes aportaron 70 millones de dólares (52 millones de euros) a grupos vinculados con Al Qaeda en el mundo en los dos últimos años, según fuentes británicas.

Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la rama norafricana del grupo extremista, recaudó 33 millones de euros (44 millones de dólares) en los tres últimos años, de acuerdo con las mismas fuentes. Ningún país miembro del G8 admite públicamente pagar rescates, pero algunos, como Italia, están considerados menos intransigentes con esta regla.

El G8 se compromete a intensificar la lucha contra lavado dinero y evasión

Los líderes del G8 se comprometieron además a intensificar la lucha contra el lavado de dinero y las empresas fantasma que se utilizar para evadir impuestos. En la declaración final de su cumbre en Irlanda del Norte, los líderes de los ocho países más ricos e industrializados del mundo subrayaron que las empresas son motor "del crecimiento, reducen la pobreza y crean trabajos y prosperidad", por lo que "los gobiernos tienen una especial responsabilidad para promulgar leyes justas y que promocionen el buen gobierno".

"Imposición justa, aumento de la transparencia y apertura comercial son vitales", dijo el G8, que insistió en que "las autoridades fiscales de todo el mundo deberían intercambiar de forma automática información para combatir la lacra de la evasión fiscal". Los líderes también señalaron que se deberán cambiar las reglas que permiten a las empresas pantalla obtener esos beneficios sin pagar impuestos y que las multinacionales informen a las autoridades de qué tasas y dónde las pagan.

Los líderes del G8 (EEUU, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Canadá y Japón más Rusia) abordaron hoy la lucha contra la evasión y el fraude fiscal durante una reunión de casi dos horas, en la que también participó el ministro británico de Economía, George Osborne.

Cameron señaló que los líderes habían alcanzado un acuerdo a ese respecto en base a una propuesta británica, al tiempo que añadió que incrementar la transparencia sobre ese tipo de negocios era uno de los objetivos de la reunión. Las nuevas reglas, una vez que se concrete el acuerdo, dificultarán la creación de empresas pantalla en paraísos fiscales, que no realizan actividad alguna pero sirven para ocultar a sus verdaderos propietarios que así evaden la fiscalidad.

Por su parte, la Casa Blanca dio a conocer hoy sus planes para mejorar la transparencia y el control empresarial, y subrayó que EEUU ya está actualizando su evaluación de riesgos, con un documento público que analiza los principales conductos y métodos utilizados para el lavado de dinero. La Administración del presidente Barack Obama dijo ser partidaria de que haya una legislación global que requiera la identificación y verificación de la información sobre quiénes ejercen la titularidad de ese tipo de empresas.

Para ello, señalaron fuentes estadounidenses, hay que definir a sus propietarios como "la persona que, directa o indirectamente, ejerce un control sustancial sobre una entidad legal, tiene un interés económico sustancial en ella o recibe un beneficio económico sustancial", aunque podría haber alguna excepción. Igualmente se necesitará una recolección y verificación de documentos asociada a esas empresas, entre otras reglas. Además, los países del G8 recibieron de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) un informe en el que subrayan los pasos necesarios para poner en marcha un efectivo sistema de intercambio de datos bancarios con el que intensificar la lucha contra la evasión fiscal.

La declaración final del G8 sobre fiscalidad igualmente señala que los países en desarrollo deberían disponer también de información y capacidad para la imposición fiscal, y que otro países tienen la obligación de ayudarles. También las transacciones sobre terrenos tienen que ser transparentes y respetar los derechos de propiedad de las comunidades locales, las extracciones de minerales deben realizarse de forma legal y no en zonas de conflicto, y se deben declarar los ingresos generados, añade.

El G8 pide asimismo evitar el proteccionismo y llegar a nuevos acuerdos comerciales que impulsen la creación de empleos y el crecimiento económico, entre otros.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.