El eterno olvido del monumento de los 19 comerciantes

El eterno olvido del monumento de los 19 comerciantes

A pesar de fallo de la Corte, la obra para reparar a las víctimas de la masacre sigue abandonada.

notitle
17 de junio 2013 , 11:54 p.m.

Los visitantes del Parque de los Niños, de Bucaramanga, pueden ver seis figuras de bronce, algunas de ellas arropadas por plástico. La obra, que está abandonada, incluso ya guarda basura y es morada ocasional de habitantes de la calle.

Esas figuras olvidadas son ni más ni menos parte del monumento para recordar a los 19 comerciantes que en octubre de 1987 fueron descuartizados por paramilitares de Puerto Boyacá. Los restos fueron lanzados al río Magdalena.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) condenó en el 2006 a Colombia por esta masacre. Entre sus órdenes obligó al Estado a “erigir un monumento en memoria de las víctimas y, mediante una ceremonia pública y en presencia de los familiares de las víctimas, debe poner una placa con los nombres de los 19 comerciantes”.

Siete años después no se ha cumplido completamente la orden. Ni el monumento está completo ni se ha hecho la ceremonia, tal como lo ordenó la CorteIDH.

Lo más llamativo de todo este caso es que ante el incumplimiento, la Corte Constitucional ordenó al Ministerio de Relaciones Exteriores, en sentencia T-653 del 23 de agosto del 2012, que en un mes debía cumplir lo que el tribunal ordenó. Sin embargo, ya han pasado 10 meses y el monumento no tiene el pedestal en el que supuestamente van a estar las figuras ni se ha hecho la ceremonia.

Este es el último capítulo de lo que ha tenido que pasar este monumento. Cuando un artista terminó la obra, en 2011, fue guardado durante meses en la Quinta Brigada del Ejército, desde donde, paradójicamente, salió a finales de los años 80 el apoyo para cometer la masacre, situación que provocó la indignación de los familiares.

Fue hasta diciembre del 2011 cuando el monumento fue llevado al Parque de los Niños, donde hoy permanece prácticamente abandonado.

Esto provocó una nueva batalla jurídica de familiares de los comerciantes. Tanto el Tribunal Superior de Santander como la Corte Suprema negaron el amparo bajo la premisa de que el monumento ya estaba en el Parque.

Ante esta situación, acudieron a la Corte Constitucional que fue clara en decir que el Estado no ha cumplido con la orden.

“Un largo y penoso proceso han tenido que vivir los familiares de los 19 comerciantes masacrados para que finalmente, más de seis años después y luego de haber estado en la brigada que fue cuestionada por los familiares de las víctimas, el monumento que fue destinado a rescatar la memoria de sus parientes se encuentra en un parque de la ciudad de Bucaramanga. Han sido seis años en los que se les ha negado la reparación de las violaciones cometidas”, señaló la Corte.

El alto tribunal cuestionó: “No basta que la escultura se haya instalado en lugar acordado con los familiares. Lo decidido por el tribunal internacional debe cumplirse en su integridad (…) Es ese mismo ministerio, quien debe recibir el reproche por el incumplimiento de lo ordenado”.

No obstante, el fallo no se ha cumplido y los familiares siguen a la espera, 26 años después de la masacre y siete años de este fallo histórico de la CorteIDH, para que se cumpla con al menos el lugar para orarles a sus familiares asesinados, pues muchos de sus cuerpos nunca aparecieron.

REDACCIÓN ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.