Foro del lector

Foro del lector

16 de junio 2013 , 07:51 p.m.

Justicia para la paz

Señor Director:

Me refiero a su editorial dominical ‘La justicia y el sustento de la paz’. La verdadera paz que anhelamos los colombianos una vez conciliadas las diferencias con las Farc solo será posible si la justicia, columna vertebral de nuestra democracia, es aplicada dentro del marco de la Constitución y la ley en el postconflicto.

Con el ánimo de generar confianza para lo que sigue, nuestros sectores judiciales deben recomponer su politizado comportamiento. Ya es hora de que nuestros togados dejen de abusar de sus privilegiadas prestaciones y autoconcesiones y se dediquen a evacuar represados procesos por sus ausencias, y a impartir justicia. La sociedad, el Gobierno y las Fuerzas Militares han puesto ya su cuota de sacrificio en la ciudad y en el campo. Solo resta que nuestros jueces y honorables magistrados dejen su viajadera, se dediquen a trabajar y no permitan que, una vez lograda la paz, nos volvamos a ‘despapayar’.

Rafael Antonio Córdoba Ardila
Bogotá

* * * *

Señor Director:

En un postconflicto, si se llega a acuerdos para poner fin a la violencia armada, la justicia será un factor fundamental para la reconciliación, pero debe ser proba y sin sesgos, ya que, si no interviene juzgando y condenando a los autores de delitos atroces cometidos por la guerrilla, la jurisdicción sería de la CPI, así el Gobierno acuda al Consejo de Seguridad de la ONU, en donde solo podría lograr por un año la suspensión de la pena para los jefes subversivos.

El Estado colombiano no puede hacer un papelón en materia de justicia ante la comunidad internacional. Por eso, los tribunales criollos deben actuar para fortalecer los acuerdos, si se llega al fin del conflicto, de lo que ya hay experiencias, con la ley de justicia y paz del 2005, a la cual hay que agregarle la ley de víctimas y tierras y aclarar algunas reservas que se le tienen al marco jurídico para la paz.

Ariel Peña
Bogotá

Azules, en pareja

Señor Director:

Los buses azules del Sistema Integrado de Transporte siguen viajando prácticamente solos. No ha habido manera de que la ciudadanía sea informada y se aprenda las rutas y, por ende, se facilite el transporte en la capital. Son, además, millones los que se pierden a diario en esos buses, que ruedan y contribuyen a llenar las calles sin que sean bien utilizados. Este es un desperdicio que no debería continuar. Más divulgación, por favor; más pedagogía, pues, además de que los buses azules van vacíos, tampoco hemos entendido por qué siempre van de a dos, uno tras otro. O sea, doble costo. ¿Tienen que andar en pareja? Que nos expliquen. ¿Y eso quién lo paga? Los bogotanos.

Pedro Samuel Hernández

Pérdida de alimentos

Señor Director:

Qué desazón desperdiciar alimentos cuando 5 de cada 100 niños en Colombia mueren de desnutrición. Están los casos de los niños indígenas en el Chocó. En varios países pobres, no todos por fortuna, incluyendo a Colombia, que produce y almacena alimentos en exceso, hay desperdicio. ¿Serán las malas reparticiones? En muchos países desarrollados y que son potencias en el ámbito mundial, el consumo y la compra de alimentos exceden la capacidad poblacional. ¿Por qué, cuando sobran alimentos en las bodegas colombianas, no los reparten a los pueblos indígenas del Chocó o los exportan a nuestros hermanos de Venezuela?

Fernando Cortés Quintero

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.