Justin Rose ganó el Abierto de golf de Estados Unidos

Justin Rose ganó el Abierto de golf de Estados Unidos

Phil Mickelson, falló un birdie que le hubiera llevado a un desempate con el europeo.

notitle
16 de junio 2013 , 06:47 p.m.

Después de 43 años, un inglés volvió a ganar el US Open. Justin Rose logró su primer título en un Major al imponerse en una batalla final en los últimos 18 hoyos, en los que siete jugadores tenían la opción de conseguir el título.

El que más corazón, temple y concentración tuvo fue Rose. No había comenzado bien, con bogey en el hoyo 3, pero lo borró rápidamente con birdie en el 4. Volvió a subirse en el 5, y luego, birdies en el 6 y el 7. En el 11 volvió a quedar en par de campo con un bogey. Pero luego hizo birdies en el 12 y el 13. Bogeys en el 14 y el 16 lo dejaron en par. El cierre, en el 17 y el 18, fueron dos pares sensacionales, con un 70 que fue suficiente para tomar dos de ventaja sobre Phil Mickelson y Jason Day.

La historia de Justin Rose, un jugador que se ha hecho querer de todo el mundo del golf: se hizo profesional a los 17 años y sus primeras tres temporadas en el Tour Europeo hacían pensar que brillaría en este juego. Vino a obtener su primera victoria en el 2002. En el 2008 llegó a Estados Unidos y tuvo que luchar mucho para obtener su primera victoria, en el 2010.

Desde entonces, se convirtió en un jugador valioso: cinco victorias en el PGA Tour, seis en el Tour Europeo. Pero todo el mundo decía: “es simplemente bueno”. Sin ganar uno de los grandes, las cosas no le ayudaban. Ahora, Rose disfrutará de estar, finalmente, en el Olimpo del golf.

Lo de Phil Mickelson fue desconcertante. Es el jugador con más segundos puestos en el Abierto de Estados Unidos (1999, 2002, 2004, 2006, 2009 y 2013). Nuevamente, muy cerquita. Comenzó mal, con doble bogey en el hoyo 3. Luego, birdie en el 4 y doble bogey en el 5.

Parecía que todo estaba acabado, pero en el 10 revivió con un águila que lo puso de nuevo en el primer lugar. Pero como suele suceder en los grandes, especialmente en el de Estados Unidios, el cierre fue desastroso, con bogeys en el 13, 15 y 18 para ponerle tapete rojo a uno de sus rivales. No pudo celebrar su cumpleaños 43 con el torneo que más ha querido ganar.

Tiger Woods, como se había anticipado, tenía una opción precaria. No mostró absolutamente nada. Terminó de 32, sin bajar el par en ninguna de sus vueltas.

Párrafo aparte merece el campo del Merion Golf Club. Los temores de la USGA y de todos los aficionados al golf quedaron despejados. La tecnología no pudo derrotarlo. Ni siquiera el campeón lo pudo derrotar. Fue inexpugnable. Fue todo un suceso. En la quinta ocasión en que recibe el torneo, volvió a dejar intacto su par de 280 golpes.

Por ahora, los estadounidenses no tienen Major. Un australiano y un inglés son los dueños de las dos primeras coronas del 2013, el Masters y el US Open. La tropa estadounidense, comandada por el que fuera el mejor de las últimas épocas, Woods, buscará revancha en el Abierto Británico.

GERMÁN CALLE
Para EL TIEMPO

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.