Un almuerzo en Purdue

Un almuerzo en Purdue

notitle
15 de junio 2013 , 08:09 p.m.

No es extraña la reunión de un profesor de pelo blanco y 12 estudiantes en el modernísimo edificio de ingeniería con el nombre de Neil Armstrong, egresado notable de la Universidad de Purdue y primer hombre que pisó la Luna. Lo que sí es especial es que todos hablen castellano y sean colombianos. Uno de ellos, el presidente de la asociación, tiene la camiseta de la selección para ver el partido en pocas horas.

Esa era la escena: un amable almuerzo de trabajo con miembros de la asociación de estudiantes colombianos de Purdue. Hay 53 brillantes muchachos y muchachas haciendo doctorado en esa universidad pública, una de las más reconocidas de Estados Unidos, localizada en medio del “medio-oeste”, rico en agricultura, pero también en industria, conocimiento y tecnología.

Provienen de varias universidades públicas y privadas de Colombia; sienten que llegaron bien preparados, que son recursivos, con buena capacidad de adaptación y que sus profesores los estiman por eso y por el compromiso con sus carreras académicas. Ninguno tiene dudas de su éxito en el doctorado; el porcentaje de deserción va a ser bajísimo, si no de cero. Reconocen como ventajas de sus compañeros graduados de universidades americanas los magníficos laboratorios y estructuras tecnológicas y la flexibilidad de los programas (para mi satisfacción, dos de las jóvenes, provenientes de la Universidad Nacional, se mostraron complacidas con la reforma académica de hace unos años, conducente a ofrecer una flexibilidad parecida).

Solo tres de los doce presentes tienen beca de Colciencias (la misma proporción que el resto del grupo). Los demás están becados por Purdue, que solo exige como contraprestación tener éxito en los estudios y algunas horas al semestre de apoyo docente o de investigación. Todos manifestaron deseos de regresar. Solo los becados por Colombia tienen la obligación y alguna vinculación que hace más posible el retorno.

Les preocupa la discontinuidad en la política de becas de Colciencias. Un grupo de 53 es grande, pero todos tenían la esperanza de que creciera con el convenio de cooperación firmado hace dos años entre Purdue y Colombia.

Personalmente los agobia la incertidumbre sobre su futuro. No saben si van a tener, en Colombia, oportunidades laborales de acuerdo con su formación. Yo les hablé del recambio generacional en las universidades públicas, y ellos lo ven como una oportunidad, pero han tenido experiencias negativas. Concursos de difícil participación desde el exterior y perfiles de cargos construidos sin la versatilidad que sus maestros acá les reconocen a ellos. Uno de los presentes intentó participar en una convocatoria y fue descalificado por la exigencia de tres años de experiencia dictando un curso que, con ese nombre, solo se dicta en la universidad convocante. Otro aducía que, con un Ph. D. del segundo mejor laboratorio de nanotecnología del mundo, le resultaba grotesco ir, con hoja de vida bajo el brazo, a convencer de que era capaz de dictar un curso de física para primer semestre de ingeniería.

Muchas de sus preocupaciones son justas y las comparten otros jóvenes colombianos en el exterior. No tenemos en el país un programa para captar a esos talentos. La Red Caldas se extinguió hace años (requería persistencia en esfuerzos e inversiones). No tenemos una red de profesores e investigadores colombianos en el exterior, ni siquiera un directorio actualizado. No hay una red de estudiantes de posgrado. No hay en marcha esfuerzos para crear nuevos centros, institutos y universidades que los absorban y que con su aporte se conviertan en polos de desarrollo.

El país tiene en estos jóvenes inteligentes y esforzados un potencial extraordinario, pero no responde con una política nacional a la altura del reto que es atraerlos.

Moisés Wasserman
Profesor emérito de la UN
@mwassermannl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.