Icollantas: fin de un ícono de la industrialización

Icollantas: fin de un ícono de la industrialización

A partir de ahora, se convertirá en importadora.

notitle
15 de junio 2013 , 07:31 p.m.

Desde su fundación, en 1942 en Cali, han ocurrido muchos cambios en la propiedad de la compañía Icollantas, pero siempre para situarla entre las más grandes del país y como un referente de la industria nacional.

Como algunas otras compañías, la empresa nació al amparo del Estado para garantizar el suministro local de bienes y servicios claves en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Icollantas fue constituida en 1942, por el Instituto de Fomento Industrial (IFI), BF Goodrich, de Estados Unidos (que desde entonces transfirió su tecnología), y un grupo de inversionistas colombianos.

Entre estos últimos estuvo Antonio Puerto, un boyacense que regresó al país en 1915 luego de trabajar en la poderosa multinacional Union Carbide (Eveready).

Ya en 1957, Uniroyal hizo su primera inversión en Colombia para desarrollar el negocio de llantas y llamó a la nueva compañía Uniroyal Croydon, y la enfocó en la fabricación de artículos de caucho, como ropa protectora, zapatos y productos industriales.

BF Goodrich adquirió, por su parte, en 1969, un nuevo paquete de acciones de Icollantas, lo que le permitió alcanzar una participación del 60 por ciento, mientras que un grupo de inversionistas mexicanos tenía el 24 por ciento y los propietarios colombianos, el 8 por ciento.

En 1970, BF Goodrich se asoció con un grupo de inversionistas colombianos, encabezado por Fernando Mazuera y, en 1972, la firma Euzkadi, de México, vendió la participación accionaria. De esta manera, foráneos y criollos aumentaron su participación accionaria al 99 por ciento en Icollantas.

Llega Michelin

Todo fue muy tranquilo por casi dos décadas en Icollantas, porque la economía era cerrada y la competencia de las importaciones, poca.

La apertura de la economía colombiana en los 90 le trajo, sin embargo, otro competidor de gran músculo: el Grupo Michelin, que llegó a Colombia en 1992 con una presencia exclusivamente comercial.

Sin embargo, por entonces la multinacional francesa miraba a Icollantas como una joya y la adquirió en 1998, por 74 millones de dólares.

En manos ya de Michelin, la empresa colombiana tuvo en los últimos 15 años un crecimiento exponencial hasta alcanzar ventas en el 2011 por cerca de 415.000 millones de pesos, superando a Goodyear, que marcó unos 376.000 millones.

El miércoles pasado, la empresa terminó su historia como fabricante de llantas, cuando Michelin anunció desde Francia que cerrará las dos plantas de producción en Bogotá y Cali.

Así, se puso fin a una historia industrial de 71 años y se inició el despido de 460 empleados directos.

El presidente de Icollantas, Jorge Vega, dijo, por medio de un comunicado, que los cierres de las plantas se deben a que desde 1998 han acumulado pérdidas por 300.000 millones de pesos, a pesar de inyecciones e inversiones de capital para modernizarse por 261.000 millones de pesos.

A partir de ahora, se convertirá en importadora.

En el 2012 bajaron ventas de la firma

El presidente de Michelin Colombia, Jorge Vega, explicó la inviabilidad de Icollantas con la revaluación y la importación de llantas asiáticas baratas. El año pasado las ventas de la compañía se redujeron 3,1%, a $ 401.762 millones.

No obstante, según www.losdatos. com, fue la firma que más llantas importó, con US$91,4 millones y un aumento de 15,4% respecto al 2011.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.