Irán gira hacia moderados y reformistas con triunfo del clérigo Rohani

Irán gira hacia moderados y reformistas con triunfo del clérigo Rohani

Es visto con esperanza para salir de la crisis económica y para lograr un diálogo con Occidente.

notitle
15 de junio 2013 , 06:49 p.m.

Irán volvió el sábado a ser una fiesta. La marea de gente que se apoderó de las calles en el 2009 para protestar contra la controvertida victoria de Mahmud Ahmadineyad por el resultado de las elecciones volvió a renacer, pero esta vez para celebrar la victoria del candidato moderado-reformista Hasan Rohani.

Contra los pronósticos iniciales, el religioso se impuso en primera vuelta con un 50,68 por ciento de los votos, una victoria que marca el fin de años de control del poder de sectores conservadores, que llegaron a esta elección bastante divididos.

“Rohani, Rohani”, empezó a gritar el sábado al final de la tarde un pequeño grupo de jóvenes en las inmediaciones de la sede de su campaña, que había estado protegida todo el día por un grupo de policías. Poco a poco, a este grupo se fueron uniendo más personas que empezaron a caminar hasta llenar las principales calles del centro de Teherán, donde se oía todo tipo de gritos y celebraciones.

El sábado en la noche, en un mensaje leído en la televisión estatal, el presidente electo saludó “la victoria de la moderación sobre el extremismo”, pero insistió para que la comunidad internacional “reconozca los derechos” de Irán en materia nuclear.

No se esperan grandes cambios en temas claves como la política nuclear y las relaciones internacionales, por ser de resorte del líder supremo, el ayatola Alí Jamenei; sin embargo, a Rohani se le considera un poco más flexible en el diálogo con las potencias occidentales.

“Yo creo que el país va a ser mejor. Nos crea ilusiones, pues sabemos que la economía está muy mal, pero tener a alguien como él nos hace creer que las cosas pueden mejorar”, dijo Majme, de 55 años, que ayer caminaba por el centro de esta capital. “Hace tres días nunca pensé que esto pudiera pasar”, añadió.

De repente, la ciudad se llenó de vida con filas de carros que pitaban, caravanas de motos y miles de personas que hacían la señal de victoria que tanto los caracterizó en 2009. Pero esta vez el color verde de los reformistas fue reemplazado por el morado de la campaña de Rohani. A esto se suma que la policía y los milicianos de civil que habían reprimido aquellas protestas solo miraban desde el andén. “Gracias, policía; gracias, policía”, gritaban los jóvenes.

Aunque aún le falta la confirmación del Consejo de Guardianes, el máximo organismo religioso, Rohani ya recibió el reconocimiento del ayatola Jamenei y de los candidatos derrotados. Para empezar, Jamenei destacó su comportamiento hacia los otros candidatos y también hizo un llamado para que todo el mundo lo ayude. Y es que la victoria de Rohani trae consigo vientos de cambio en la República islámica. “Ha quedado claro que el régimen quiere cerrar el capítulo de las elecciones del 2009 al demostrar que en Irán no hay irregularidades en las votaciones”, dijo una analista político local que pidió no dar su nombre.

Después de que se confirmó la victoria de Rohani, diferentes voces del sector conservador del país empezaron a hablar de las elecciones del 2009. “Si las elecciones en este país no fueran limpias se pudo haber reducido los votos de Rohani y forzar una segunda vuelta”, decía un artículo del portal Raja News, que se caracteriza por su radicalismo.

“Las elecciones fueron un referendo para la república islámica y para la clase de país que quería la gente”, aseguró un empresario que tampoco quiso dar su nombre, y para el que quedó claro que el país que quieren está lejos del extremismo del saliente presidente, Mahmud Ahmadineyad.

Rohani, el ‘hombre de la llave’

El clérigo Hasan Rohani, presidente electo de Irán, es un moderado que defiende una mayor flexibilidad en el diálogo con las grandes potencias para poner fin a las sanciones decretadas contra Teherán que sumieron al país en una grave crisis económica.

De 64 años, es un allegado al expresidente Akbar Hachemi Rafsanjani (moderado), que llamó –al igual que el expresidente Mohamad Jatami (reformista)– a votar por él. Durante su larga carrera, Rohani ha sido vicepresidente del parlamento y jefe de las negociaciones nucleares entre el 2003 y el 2005.

Crítico de su predecesor, Mahmud Ahmadineyad, a quien le reprocha haber concentrado inútilmente la hostilidad de la comunidad internacional, Rohani escogió como símbolo de su campaña una llave, que, según él, abre la puerta a las soluciones de los problemas del país. “Mi gobierno no será un gobierno de compromiso y rendición (en materia nuclear), pero no seremos tampoco temerarios”. Rohani es titular de un doctorado de derecho por la Universidad de Glasgow (Reino Unido). Está casado y es padre de cuatro hijos.

Gesto amistoso de EE. UU.

Estados Unidos reconoció a Hasan Rohani como vencedor en los comicios presidenciales y se mostró dispuesto a entablar contactos bilaterales directos para resolver la disputa sobre el programa nuclear iraní.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que EE. UU. “respeta el voto del pueblo iraní (...) y espera que el nuevo gobierno tome decisiones responsables”.

Catalina Gómez Ángel
Para EL TIEMPO
Teherán

Con Efe y AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.