'Fronteras invisibles' producen deserción escolar en Medellín

'Fronteras invisibles' producen deserción escolar en Medellín

La Personería Municipal lanzó alerta sobre los riesos que corren estudiantes en zonas de conflicto.

15 de junio 2013 , 09:50 a.m.

 Desde su casa en el barrio La Sierra de la comuna 8 de Medellín, Diego* tardaba 20 minutos en llegar al colegio. Ahora, por la ‘fronteras invisibles’, no puede ir.

Siempre le dio pereza caminar, pero después de tres meses sin salir de su barrio, ya lo extraña. Solo brinca y juega en los charcos, patea balones rotos y cuando nada hace desea que esas personas que lo amenazaron un día que iba a su colegio , no se le hubieran cruzado en lo que antes consideraba el tedioso camino.

“Esa gente se confundió. Pensaron que mi hijo era el hijo de otra mujer y le prohibieron volver por esos lados”, dijo Ana*, su madre.

Ella tiene tres hijas más. Y después de la muerte de su esposo, hace cinco años, le tocó mantener a la familia a punta de reciclaje. Con su trabajo comenzó a reconstruir la casa.

“A la vez que hago este ‘ranchito’ –que le hace feliz– y pienso que ahí está mi muchacho sin poder estudiar, me da tristeza”, manifestó. Como Diego hay muchos otros niños víctimas de las fronteras invisibles.

Es el caso de Laura*, de 14 años, a quien sus padres casi retiran del colegio porque para ir de La Bombonera al colegio de Las Estancias (comuna 8), se cruza todas las mañanas con ‘combos’ que se disputan el territorio.

“Hubo días en que escuchaba gente gritando y pidiendo auxilio. Si uno se pone a ver por ahí, ‘chupa’. A mi casa han entrado ‘meros’ tiros, pero no ha muerto nadie”, contó Laura.

Cupos, pero no seguridad

La secretaria de Educación, Luz Elena Gaviria, señaló que los menores de la ciudad tienen cupos para estudiar. Además reiteró que las autoridades están al pendiente de la problemática.

Sin embargo, al preguntarle sobre las estadísticas de la deserción escolar por el conflicto, solo atina a dar las del 2011, es decir, el 3,7 por ciento (12.398 estudiantes). De estos el 3 por ciento (371) dejaron las escuelas por violencia, el resto lo hizo por otras variables.

Ante el panorama, el personero de Medellín, Rodrigo Ardila, explicó que aunque haya cupos en los colegios, la seguridad debe ser un tema primordial en la administración de la ciudad.

“Las barreras invisibles en las comunas son una realidad que no ha podido ser superada. Muchos niños se ven entre ir al colegio y ser víctimas de esos grupos criminales”, agregó.

Diego no entiende eso, solo se aburrió de tanto jugar pues, aunque nunca lo pensó, la escuela le hace falta.

PAOLA MORALES ESCOBAR
REDACCIÓN MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.