El top de magistrados con más permisos

El top de magistrados con más permisos

La Corte Suprema encabeza la lista, pero excusas por asuntos personales se repiten en Judicatura.

notitle
14 de junio 2013 , 09:20 p.m.

En los archivos de las altas cortes hay una larga lista de permisos remunerados otorgados a magistrados, que mes a mes acuden a esas ‘cortas licencias’ para cumplir asuntos personales.

EL TIEMPO solicitó a los cuatro tribunales, por derecho de petición, el reporte de los permisos que cada uno de los magistrados ha gestionado. Todas contestaron, excepto el Consejo de Estado. El análisis de los documentos arrojó que si bien los de la Suprema encabezan el listado, en el Consejo Superior de la Judicatura también es común el ausentismo.

En el top de los que más se excusan está la magistrada de la Sala Penal María del Rosario González, quien desde febrero del 2010 ha estado por fuera 74 días. Para julio próximo tiene un nuevo permiso que irá del 26 de julio al 2 de agosto.

La sigue la magistrada Elsy del Pilar Cuello Calderón, de la Sala Laboral. Desde el 2010, la togada se ha excusado durante 68 días, de los cuales siete fueron en lo corrido del 2013.

En los primeros lugares está la magistrada Ruth Marina Díaz, hoy presidenta de la Corte Suprema de Justicia, quien desde el 2010 ha gozado de 65 días de permiso. En la lista también aparece el magistrado Carlos Ernesto Molina Monsalve, de la Sala Laboral, quien a lo largo de su periodo suma 33 permisos de 58 días.

Su nombre lo acompaña el del magistrado Luis Guillermo Salazar Otero, quien se posesionó el 5 de octubre del 2011. Desde esa fecha ha tramitado 33 permisos para 41 días.

En los reportes también aparece el nombre de la magistrada Margarita Cabello Blanco. Ella asumió el cargo el 28 de febrero del 2012 y pocas semanas después tramitó autorización de sus excusas. Desde que llegó a la Corte, ha pedido ausentarse en 19 oportunidades durante por lo menos 34 días.

Hay magistrados como Francisco Javier Ricaurte, quien ha repetido en cortes y en permisos. Cuando estuvo en la Suprema, en la Sala Laboral, faltó 43 días entre el 2010 y el 2012. Y en el tiempo que lleva en la Judicatura ha pedido permiso en cuatro ocasiones por 18 días. De hecho, él hace parte de la comisión que recientemente viajó a Ginebra (Suiza) a la Asamblea de la OIT.

En ese tribunal, en el de la Judicatura, los togados que más se excusan son María Mercedes López ( 40 días entre el 2012 y lo corrido de este año). El año pasado, Julia Emma Garzón, la magistrada que enfrenta un proceso por el llamado ‘carrusel’ de pensiones, se ausentó 25 días. Este año, el magistrado Ovidio Claro suma 18 días de permiso.

En la Corte Constitucional también se repite esta situación, pero en menor escala. En ese tribunal, el que más suma es el magistrado Mauricio González, quien entre el 2012 y este año acumula 29 días de permiso.

Esta serie de permisos, a los que por años han acudido los togados amparados por la Ley, que se los permite, ha revivido el debate sobre la necesidad de una reforma de la Rama Judicial.

‘Es momento de una reforma de verdad al sistema judicial’: Excelencia en la Justicia

La directora de la Corporación Excelencia en la Justicia, Gloria María Borrero, planteó la necesidad de reestructurar mecanismos jurídicos como la tutela. En entrevista con EL TIEMPO, dijo que hay abusos en las altas cortes, en buena medida porque los magistrados no tienen quién los controle.

¿Qué análisis hace usted de la situación actual de las cortes?

Lo que está pasando en esta coyuntura es que hay unas personas abusivas, tenemos un poder judicial sin control, sobre todo las altas cortes están sin control y eso habrá que abocarlo en una próxima reforma de la justicia. Poder que no se controla se ‘perratea’ o se pervierte, y eso puede estarle pasando a la justicia; ese no es un asunto menor y tendría que tener la atención del país entero.

¿Por qué las cortes llegan a esta situación?

Las altas cortes no tienen a nadie que las vigile o que las controle y yo creo que eso las ha venido pervirtiendo. Eso pasa fundamentalmente porque hemos bajado los estándares éticos, y yo creo que Colombia los tiene que volver a subir de manera importante.

¿Cómo ve el tema de los viajes y permisos en las Cortes?

Pues mire: yo creo que las personas que se han excedido o que han abusado deberían de hacerse a un lado de manera espontánea, deberían pensar en la justicia y darles espacio a esos magistrados y jueces que realmente han estado a la altura de la judicatura. Por eso hemos pedido la renuncia de la presidenta de la Corte Suprema. Eso no se puede quedar así, debe ser investigado y aclarado en ese caso y en los de los demás magistrados que se ausentan de sus despachos.

Otro tema clave y muy cuestionado en la justicia es la tutela, ¿qué debería cambiar?

La tutela ahora se convirtió en la tercera o cuarta instancia, los procesos nunca se acaban. Aquí no hay cosa juzgada, hemos abusado excesivamente de ella y vale la pena regularla sin matarla, y como no vamos a matarla de pronto logramos fortalecerla mucho más. En esa dirección se debe trabajar.

A su juicio, ¿la Judicatura ha descuidado el sistema penal?

La Judicatura, como judicatura, tiene abandonado el sistema penal, no le encuentro planes ni acciones ni para capacitar a los jueces ni para mejorar. Allá como que dan por hecho que ese sistema está andando y no es cierto. Pero el lado positivo lo veo por la Fiscalía; en este momento va a enfrentar una reestructuración que apunta a hacerla más eficiente.

¿Usted también tiene reparos con la actuación de la Procuraduría?

Debemos pasar a analizar el papel que juega el Ministerio Público en los procesos judiciales, yo creo que también hay que repensarlo, hay procesos en los que no se necesita y ese personal que quede, debería ir a engrosar la nómina de jueces o de fiscales. Equivocadamente se están convirtiendo en una parte más del proceso.

¿Qué solución plantea?

Yo pensaría que hay que crear un programa especial de modernización, acompañar esa rama judicial con un equipo técnico de las más altas calidades que sepa programar y ejecutar.

Mejor acceso a la justicia

Ante las quejas de los ciudadanos por las dificultades para acceder a los despachos judiciales, la Corporación recordó que la justicia es un servicio público que se debe prestar con eficiencia. La entidad consideró que lo ideal sería canalizar toda la justicia local a través de jueces de pequeñas causas, lo que permitirá una cercanía entre las personas y la administración de justicia.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.