El duro ascenso en bicicleta al cerro de Guadalupe

El duro ascenso en bicicleta al cerro de Guadalupe

Este es otro de los lugares turísticos (y religiosos) que los ciclistas frecuentan.

notitle
14 de junio 2013 , 06:01 p.m.

Subir en bicicleta al cerro de Guadalupe y darle la vuelta al santuario para salir por La Calera no es nada fácil.

Orley Vargas, un contador aficionado a la cicla que sabe esto mejor que nadie, es el organizador de estos ascensos que tienen en promedio 40 kilómetros de recorrido con personas que estén “en un buen nivel”, como él mismo afirma.

Este hombre, de 47 años, que es uno de los administradores del grupo Cundinamarca en bici, desde hace 5 años se dedica a hacer travesías por Bogotá y la sabana. Con equipos de 20 o 30 ciclistas de los 927 miembros que tiene el grupo, sube frecuentemente al santuario por esta cuesta que toma unas cuatro horas ‘coronar’ y que comienza desde la iglesia de Las Aguas en la carrera 19 con 3a.

El recorrido continúa tomando la Circunvalar hacia el sur y subiendo por la vía a Choachí en el kilómetro 3 después de la entrada a Monserrate. De ahí se asciende hasta llegar al CAI de Guadalupe, desde donde se puede subir al santuario que queda a unos 2 kilómetros de una cuesta muy empinada. Luego de devolverse, se recorre por detrás de ‘la garganta’ de ambos cerros hasta un sitio conocido como ‘el Marques del 11’ siguiendo hacia Choachí.

“En este mirador las personas paran para hidratarse y tomarse fotos en un lugar donde los domingos se observan a más de 200 ciclistas admirando paisajes como los nevados que se alcanzan a ver desde allí”, cuenta Orley que además asegura que la bicicleta tiene también un carácter muy religioso.

Una cima para rezar

“Hay grupos que se han formado a partir de las creencias y prefieren ir a determinados sitios de acuerdo con esto. En el caso del santuario de Guadalupe, hay quienes prefieren subir hasta el santuario para rezar o simplemente como una meta personal, y hay quienes siguen el recorrido por detrás de la montaña”, asegura Orley.

Siguiendo entonces el camino, los ciclistas se adentran en el páramo del Verjón que queda a unos 3.500 metros de altura, con senderos cubiertos por el follaje de los árboles de esta zona declarada reserva forestal. Luego se debe desviar por el kilómetro 18 e iniciar un pronunciado descenso hasta la vía principal de La Calera y luego hacia Bogotá.

REDACCIÓN BOGOTÁ
diegod@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.