Mejor afuera que adentro

Mejor afuera que adentro

notitle
14 de junio 2013 , 05:32 p.m.

Descontando los problemas que han surgido con Venezuela porque el presidente Santos recibió a Henrique Capriles –asunto perversamente magnificado por autoridades de ese país para desviar la atención de la grave situación que allá se padece– y sin contar el alboroto continental que se armó cuando Santos dijo que Colombia entraría a la Otán –noticia aclarada por el ministro de Defensa al explicar que no se trata de entrar a la Otán, sino de recibir útil cooperación en seguridad–, es evidente que al presidente J. M. Santos le va mucho mejor en el exterior que aquí adentro.

El principal interés de sus viajes es recuperar para Colombia el reconocimiento internacional que una vez tuvo, muy desdibujado durante los ocho años del gobierno de Álvaro Uribe por ese espíritu provinciano y pendenciero que él le imprimió.

También es claro que al Presidente le interesa afianzar su propia buena imagen internacional. Con ese propósito, una vez elegido y antes de posesionarse, viajó a Europa. Visitó varios países y se reunió con jefes de Estado y con notables personajes. Y en los viajes oficiales, durante estos tres años, Colombia ha estado en primer plano y, naturalmente, Santos también. En su última visita a Londres, el mandatario se entrevistó con el primer ministro Cameron y hasta con el príncipe Carlos.

Pero lo principal fue saber que quieren candidatizarlo para Nobel de Paz. “Busco apoyo y no premios”, dijo Santos sorprendido y halagado. En Israel lo recibió el primer ministro Netanyahu y en Ramala habló con el jefe palestino Mahmud Abbas. A ambos les ofreció sus buenos oficios para que el proceso de paz se reanude. Dicen que su ofrecimiento se acogió con respeto, teniendo en cuenta los esfuerzos que hace Santos en Colombia para lograr la paz con las Farc. Y, a pesar de frecuentes críticas internas a tanto tratado de libre comercio, el Presidente saca pecho por haberlos firmado este gobierno. El último TLC lo firmo hace 5 días con Israel, cuyas bondades las destaca el ministro de Comercio, Sergio Díaz Granados, al decir: “Es el TLC más comprensivo que Israel ha firmado hasta ahora”.
Colmado de honores en el exterior, en el país la situación para el Presidente es a otro precio, pues los problemas abundan. Atacar el proceso de paz, apoyado por la mayoría, es caballito de batalla de políticos en campaña, quienes, con tal de que Santos no se salga con la suya, es decir, que los negociadores en La Habana sí pacten la paz con las Farc, parece que prefieren que siga la guerra.

La situación de las cortes y el funcionamiento de la justicia pasan por su peor momento. Abundan los detenidos sin que sus casos se resuelvan, se amontonan en los despachos expedientes sin estudiar y, entre tanto, hay magistrados que descansan más de la cuenta. El caso de la presidenta de la Corte Suprema es escandaloso. Ayer se supo que vive pidiendo permisos, que en los últimos seis meses, además del crucero caribeño, ha viajado al exterior cuatro veces y recorre el país aceptando homenajes. Qué vergüenza.

Vergonzosa también la situación de las cárceles, con presos hacinados, que reciben un tratamiento inhumano. En cuanto a caminos y carreteras, hay poco que elogiar. A pesar de que el buen funcionamiento de los TLC exige buenas carreteras y eficientes instalaciones, en ambos sentidos seguimos en pañales. Por fortuna, la ministra de Transporte tuvo la buena idea de recorrer en bus las carreteras para ver con sus propios ojos en qué van las obras, quiénes cumplen y quiénes, como hicieron los Nule y demás contratistas tramposos que estafaron a Bogotá, se embolsican los millones de los contratos y, en vez de hacer obras, compran apartamentos en Miami y Dubái. El país espera el reporte general de ese viaje. Y, mientras tanto, avanzan las campañas políticas sin que nada por ahora sea claro. La pregunta que todos se hacen, para saber a qué atenerse, es si Santos busca reelección. Amanecerá y veremos.

lucynds@gmail.com.co

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.