Más de un siglo cultivando perlas

Más de un siglo cultivando perlas

Hace 120 años, Kokichi Mikimoto creó el sistema para reproducirlas.

notitle
14 de junio 2013 , 04:24 p.m.

Las perlas son un regalo de la naturaleza, que depende de que un granito de arena o un fragmento de concha se aloje en el interior de una ostra. Si esta no logra expulsar al intruso, la forma de protegerse de él es rodearlo con capas de nácar. De este ‘mugre’ es que se forman las hermosas perlas.

Hace más de un siglo, Kokichi Mikimoto se interesó por este producto local en Japón, pues se dio cuenta de que la captura de ostras perlíferas se hacia de manera indiscriminada y cada año se reducía su número. Se preocupó por su pronta extinción y comenzó a buscar la forma de que las perlas no desaparecieran.

Inicialmente creó una granja para producirlas, pero luego, gracias a un científicos japonés, conoció el misterio del origen de la perla y empezó a hacer intentos de introducirles ese ‘mugre’. Así, el 11 de junio de 1893 logró su primera perla cultivada, creando la técnica para su reproducción y convirtiéndose en el rey de la perlas con la marca Mikimoto.

Para celebrar los 120 años de ese logro, estuvo en Colombia Mitsuhiro Mitsui, presidente de Mikimoto, y festejó junto a su aliado en el país, la joyería Bauer, con un desfile para mostrar las joyas que esta marca hace con las perlas. Mitsui explicó cómo evaluar la calidad de una de ellas.

Lustre: es el brillo de la superficie, así como el reflejo profundo de la luz, similar a un espejo. Cuanto mejor es la calidad del nácar de la perla, más lustre.

Superficie: las marcas pequeñas son parte de su textura natural, pero entre menos imperfecciones tenga, mayor será su calidad y valor.

Color: este debe ser intenso y homogéneo, y hay un amplio espectro: crema, plateado, rosado, dorado, verde, azul y negro.

Forma: las perlas perfectamente redondas son las menos frecuentes y las más valiosas. También las hay como lágrimas, óvalos y botones, así como formas irregulares.

Siguen vivas y hay que cuidarlas

Con el cuidado adecuado, las perlas duran años.

- Evitar el contacto con productos químicos, cosméticos y perfumes.
- Limpiarlas con un trapo de algodón para eliminar residuos de sudor, aceites y cremas del cuerpo.
- Guardarlas en su propio estuche.
- Cambiar el hilo por lo menos una vez al año.
- Usarlas con frecuencia, eso las mantiene vivas.

REDACCIÓN EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.