Obama autorizó el envío de armas a la oposición siria

Obama autorizó el envío de armas a la oposición siria

Fuentes del gobierno de EE. UU. informaron que se empezará a armar a los rebeldes, pero con cautela.

14 de junio 2013 , 04:29 a.m.

Después de más de dos años al margen, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, va a comenzar a armar a los rebeldes sirios, aunque es poco probable que esa decisión modifique a corto plazo el impulso reciente de las tropas del presidente Bashar al Assad y sus aliados libaneses chiítas de Hezbollah.

La decisión de Obama de enviar armas a los combatientes de la oposición llega luego de que la Casa Blanca anunció que tiene pruebas de que el Gobierno sirio ha utilizado armas químicas contra los rebeldes en la guerra civil.

El Gobierno estadounidense dejó claro que aunque se confirmó que Assad cruzó la "línea roja" marcada antes por Obama respecto al uso de armas químicas, Washington tiene la intención de moverse con cautela y en coordinación con sus aliados sobre los pasos a dar.

Los rebeldes están desesperados por conseguir armas después de los reveses sufridos en las últimas semanas en el campo de batalla, como la pérdida de la estratégica localidad de Qusair, pero el viceasesor de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, dijo que el presidente ha decidido incrementar el apoyo militar a la oposición tanto en "alcance como en escala".

Un funcionario estadounidense dijo que eso incluiría el envío de armamento a los insurgentes, lo que supondría un cambio en la política estadounidense hasta ahora en la guerra, en un Washington cansado de guerras y receloso de verse inmerso en otro conflicto en Oriente Medio.

La Casa Blanca afirmó que tiene pruebas definitivas de que Assad ha usado armas químicas, entre ellas el gas sarín, y dijo que responsables de inteligencia creen que entre 100 y 150 personas murieron en esos ataques.Naciones Unidas dijo el jueves que 93.000 personas han muerto en los más de dos años de guerra civil.

Armar a rebeldes no ayuda

El régimen sirio calificó este viernes de "mentiras" las acusaciones de Estados Unidos de que sus tropas usaron armas químicas y denunció la intención de Washington de incrementar el apoyo militar a los rebeldes.

Rusia había puesto en duda poco antes la fiabilidad de las acusaciones norteamericanas y criticado la decisión de aumentar la ayuda a los grupos que buscan derrocar a su aliado Bashar al Asad.

Esas polémicas volvieron a dejar en evidencia la impotencia de la comunidad internacional para frenar la guerra civil siria, que desde el estallido de la rebelión en marzo de 2011 dejó unos 93.000 muertos, según datos de la ONU.

"La Casa Blanca publicó un comunicado lleno de mentiras sobre el uso de armas químicas en Siria, basándose en informaciones amañadas con las que intentó hacer recaer sobre el gobierno sirio la responsabilidad", afirmó un responsable del ministerio sirio de Relaciones Exteriores, citado por la agencia oficial Sana.

El responsable señaló que esas acusaciones surgen "después de unos informes de que los grupos terroristas armados activos en Siria [calificativo que el régimen aplica a los rebeldes] están en posesión de armas químicas mortales y de la tecnología necesaria para su fabricación".

El poder sirio admitió en julio de 2012 poseer armas químicas y desde entonces cruza acusaciones con los rebeldes sobre el uso de ese tipo de arsenal, aunque siempre se ha negado a autorizar una investigación de la ONU en su territorio.

La oposición siria en el exilio saludó desde Estados Unidos "el aumento del apoyo estadounidense, que incluye un apoyo militar directo". El responsable de la cancillería citado por la agencia oficial Sana consideró en cambio que "la decisión estadounidense de armar a grupos terroristas armados demuestra (...) la implicación directa de Estados Unidos en el baño de sangre sirio".

"Esto plantea serios interrogantes sobre su buena fe a la hora de contribuir a encontrar una solución política a la crisis en Siria", añadió. En Londres, el ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, dijo compartir el "análisis" estadounidense sobre el uso de armas químicas y anunció que la cumbre del G8 (los siete países más industrializados y Rusia) del lunes y el martes en Ulster debatirá la respuesta "fuerte, determinada y coordinada" que requiere esta crisis.

La Otan y la Unión Europea insistieron en la necesidad de enviar una misión de verificación de la ONU a Siria. El consejero diplomático del Kremlin, Yuri Ushakov, estimó que las acusaciones de Estados Unidos "no son convincentes" y que un incremento de la ayuda a los rebeldes "complicará" los esfuerzos de paz, aludiendo a la conferencia internacional sobre Siria que Moscú y Washington intentan organizar desde hace varias semanas.

Recordó el precedente de la intervención militar estadounidense a Irak en 2003, en busca de un arsenal de armas de destrucción masiva que se reveló inexistente.

"No quisiera hacer un paralelo, pero me resisto a creer que se trate de una situación [a la de Irak]", declaró. En el terreno, el ejército trataba el viernes de reconquistar barrios rebeldes del casco antiguo de Homs, según informes del Observatorio Sirio de Derechos Humanos

AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.