Retiro de casetas de vigilancia genera protestas de los vecinos

Retiro de casetas de vigilancia genera protestas de los vecinos

Algunas estructuras han sido eliminadas. La alcaldía local dice que fue petición de la ciudadanía.

13 de junio 2013 , 10:56 p.m.

Hace más de un mes los vecinos del barrio Lisboa fueron testigos del operativo que funcionarios de la alcaldía local efectuaron para eliminar varias casetas de vigilancia que estaban ubicadas en el espacio público. Después de los hechos algunos acudieron a los medios de comunicación para protestar por lo que consideraron un abuso, pues aseguraban que si ellos se habían unido como comunidad para contratar vigilancia, el Gobierno no tenía derecho a eliminarla.

Frente a la incomodidad de los vecinos, MI ZONA se comunicó con el Departamento Administrativo de la Defensa del Espacio público (Dadep), con funcionarios de la alcaldía local y con los presidentes de algunas Juntas de Acción Comunal (JAC) para explicar por qué la comunidad quiere de vuelta sus casetas, para contarles a los demás cómo funcionan las mismas y cuál es la posición del Distrito frente a este tema.

De acuerdo con los funcionarios de la alcaldía local, los operativos en los que se retiran no solo casetas sino bolardos, cadenas, señales de tránsito y reductores de velocidad, entre otras, se realizan sin frecuencia específica, pero sí basándose en las quejas de la ciudadanía, respaldadas por el Dadep. Es decir, la entidad certifica el uso y destinación del suelo; si se establece que alguno de los elementos mencionados está obstruyendo el espacio público, la alcaldía local inmediatamente interviene y los retira.

Pero algunos vecinos se mostraron incómodos porque, al no contar con seguridad brindada por el Distrito, reunieron fondos, contrataron celadores e instalaron casetas para que estos pudieran resguardarse del frío. No se imaginaron que frente a la solución encontrada en comunidad recibirían llamados de atención y desalojos.
Por su parte, la alcaldesa de Usaquén, Julieta Naranjo, afirmó que “si algún vecino cede una fracción de terreno que sea de uso privado, las casetas se pueden instalar sin problema alguno”, pues la administración no está en contra de su implementación sino que busca proteger el espacio público, si estás se retiraron fue por petición de los ciudadanos.

Sin embargo, Giuseppe Bruno, presidente de la JAC de Lisboa, y Raúl Echeverry, presidente de la JAC de Las Margaritas, hablaron con MI ZONA y le contaron que en Lisboa se efectuó la remoción de las casetas anteriormente mencionadas, pero que no es cierto que los vecinos lo hubieran solicitado. Lo mismo sucede en el barrio Las Margaritas, donde aún no se han eliminado las casetas, pero a donde ya llegó una notificación en la que se les anuncia a los vecinos que de no levantar la caseta de vigilancia y las mallas que separan sus casas del parque de la calle 150 con carrera 18, la alcaldía lo hará

.
Por otra parte el Dadep aseguró que las casetas de vigilancia construidas en espacio público son un consideradas un hecho notorio y por eso deben ser retiradas inmediatamente y aclaró que las alcaldías locales son las únicas competentes “para generar las actuaciones policivas y de restitución, sobre la zona respectiva, donde se encuentre el espacio público”.

La alcaldía local le dijo a MI ZONA que en Lisboa los vecinos habían denunciado la caseta de la parabólica que estaba en el parque y ellos procedieron a derribarla, pero al llegar al lugar encontraron que había casetas que invadían el espacio público que de igual forma eran ilegales por lo que en la misma diligencia las retiraron.
Sin embargo los vecinos dicen que las casetas de vigilancia no están causando incomodidades porque están ubicadas en lugares que no impiden el tráfico peatonal y que sí están beneficiando a la comunidad; al respecto, la alcaldía aseguró que cuando los fallos provienen de un juez de la nación, la alcaldía solo debe acatar la orden y en otros casos se procede por petición de los mismos vecinos.

Otros objetos ilegales

Funcionarios de la alcaldía local aseguraron que los vecinos pueden quejarse por invasión del espacio público y solicitar visitas no solo por las casetas de vigilancia, sino también por objetos que estén obstaculizando la movilidad como: bolardos, cadenas y señales de tránsito.

Los bolardos que se consideran ilegales son aquellos que no fueron instalados por el Distrito sino que los vecinos los adaptaron; por ejemplo, aquellos que son tubos de PVC rellenos con cemento.

Lo mismo sucede con las señales de tránsito que son diseñadas e instaladas por los residentes de las casas que quieren evitar parqueos o giros frente a las mismas. Igual que las cadenas que son atadas a bolardos ilegales para evitar parqueos.

Sin embargo, la alcaldía aclaró que hay casos en los que se hace una concesión con los vecinos para que estos administren espacios que son de uso público. En este acuerdo se les autoriza el cobro por su uso, pero el dinero que quede de esta actividad debe ser invertido en mejoras del mismo espacio, estas pueden ser, pintura, reparcheo de parqueaderos o contratación de seguridad.

REDACCIÓN MI ZONA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.