Editorial: Luz roja

Editorial: Luz roja

12 de junio 2013 , 08:27 p.m.

Casi tan compleja como la situación de movilidad que vive Bogotá es la que presenta su red semafórica, parte esencial del circuito que debe garantizar a peatones, ciclistas y conductores unas mínimas garantías de seguridad para su libre locomoción.

Las continuas fallas en la red –apagones, intermitencias, pérdidas de brillo– y el daño del que son objeto por parte de choferes imprudentes o ladrones y vándalos tienen en una situación crítica a los semáforos de la capital. Según un reporte reciente, no hay día en que uno o varios no fallen, y así arrecie el trancón vehicular.

Parte esencial del caos del que tanto se quejan los ciudadanos y que pone en aprietos a las autoridades tiene que ver con el estado de aquellos. Bien por las razones que acabamos de anotar o porque resultan tan obsoletos para el tráfico bogotano, que simplemente ya no son aptos para prestar un servicio acorde con las nuevas necesidades.

La ciudad está rezagada en esta materia. Hace mucho tiempo, capitales como Barranquilla y Medellín consiguieron dar un salto cualitativo en la implementación de semáforos inteligentes. Acá seguimos destinando alrededor de 10.000 millones de pesos a mantener unos ‘dinosaurios’ de tres luces y unas centrales que poco o nada se han innovado.
Las consecuencias no solo se reflejan en cruces infernales que sucumben ante la falta de sincronización de los aparatos, sino que en ocasiones el costo ha significado vidas humanas, a causa del escaso tiempo que le brinda el semáforo a un peatón para cruzar de un lado a otro. Si estos tuvieran una mejora evidente, las congestiones se reducirían hasta en un 30 por ciento, según los expertos.

Algo debe de estar pasando para que Bogotá siga en deuda con su red semafórica. No de otra forma se explica que dos intentos por cambiar cosas simples –como la adquisición de 26.000 luces led para mejorar la luminosidad de las señales– hayan terminado en un pleito jurídico por incumplimiento o que el anhelo de licitar un nuevo centro inteligente de control de tránsito haya presentado irregularidades. Mientras tanto, seguimos con el mismo monopolio.

editorial@eltiempo.com.co

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.