Postre de notas / El Día del taita

Postre de notas / El Día del taita

notitle
12 de junio 2013 , 07:59 p.m.

No sé si ustedes se han dado cuenta de que los colombianos no hemos logrado encontrar la palabra adecuada para designar a los progenitores. Dice el diccionario que progenitores son "el padre y la madre". Pues bien: yo pienso que nos faltan palabras para el uno y la otra.

Veamos. Madre. Se lee muy bien en oraciones ("la Virgen es nuestra madre santísima"), novelas ("la madre de Efraín crió también a María"), poemas ("Por mi madre, bohemios"), documentos legales ("Lego a mi madre la casa donde vivo"), discursos ("Todo cuanto soy se lo debo a mi madre") y campañas comerciales ("El Día de la Madre").

Pero hasta ahí. No hay colombiano que, en una reunión con amigos, se atreva a soltar la palabra "madre" sin arriesgarse a que lo tachen de charro, lobo o le den en la jeta. Si un joven le dice a un amigo "tienes que probar el sancocho que prepara mi madre", allí hay algo raro. O el joven es español –pues en España la palabra madre tiene, incluso, empleo informal– o es un colombiano que pasó unas horas en el aeropuerto de Barajas. Los colombianos no sabemos manejar la palabra "madre" en la vida cotidiana. Es más: mencionarla puede ser muy peligroso. "Saludes a su madre" constituye afrenta digna de respuesta con puñetazo o vejación de la madre del que lo dice.

"Mamá" es menos solemne y más natural. Pero muchas veces disuena. He visto titulares de prensa que dicen "Murió la mamá del ministro Tal" y más parece una nota de revista de colegio que de periódico. Pero si el titular fuera "Murió la madre del ministro Tal", a lo mejor el señor ministro se ofendería de que mentaran a la difunta en letras de molde. Otros sustantivos, como "la vieja" o "mi mamita", suenan falsos. Aquello de "mi máma" es solo para opitas y boyacenses y lo de "mi ‘amá" únicamente vale para antioqueños.

Parecido es el problema de "padre". Hace un tiempo escribí en este mismo espacio una explicación que ahora circula –huérfana– por Internet acerca de la diferencia entre los conceptos de padre, papá y papi. Uno no puede rezar el "papá nuestro que estás en los cielos", ni invitar a dar regalos en "el Día del Papi", pues resulta de una chabacanería pavorosa. Tenemos, además, el problema de los dos sentidos del "papito" y, como pasaba con la palabra madre, la jartera de llamar "padre" al progenitor entre amigos ("Déjame pedirle el carro a mi padre") o el sexagenario que llama "papi" al anciano que lo procreó. Los argentinos han encontrado una solución al problema llamando "viejo" al que sabemos, pero ni siquiera el Papa, por más argentino que sea, hablaría de "Viejo nuestro que estás en los cielos", ni sus compatriotas llamarían a Francisco "el Santo Viejo".

Después de hacer mucho equilibrio para no caer en la solemnidad de "mi padre", en la ridiculez de "mi papá" ni en la postiza importación de "mi viejo", yo he optado por una palabra que oí desde que era niño, pero no sé a quiénes, ni en dónde: taita. Dicen los diccionarios que, en algunas tribus, taita es el cacique; en las Antillas, se llama así al negro viejo; en Argentina, al que "domina una actividad vinculada al folclore urbano"; en Uruguay, al matón; y –he aquí lo interesante– en casi toda América se emplea para nombrar "al padre y a las personas que merecen respeto".

De modo que taita es término más que adecuado para el padre, papá o papi. Por eso propongo rebautizar la fecha comercial en que los progenitores damos 100.000 pesos para que nos compren regalos de 50.000 y llamarla "el Día del Taita".

DANIEL SAMPER PIZANO.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.