Entrevista con Amy Adams, una actriz con temple

Entrevista con Amy Adams, una actriz con temple

La actriz habló con CARRUSEL sobre su papel en 'El hombre de acero', su vida y su carrera.

notitle
12 de junio 2013 , 07:58 p.m.

En Hollywood hay dos categorías de actrices: unas cuyo talento es ensombrecido por una imagen fríamente calculada y fabricada, y otras pocas cuyo valor como actrices y personas se mantiene auténtico pese a las presiones y exigencias de una cultura que venera lo joven y físicamente atractivo. No hay duda de que Amy Adams forma parte del segundo grupo. A los 38 años, la actriz de cabello rojizo y ojos cristalinos ha logrado establecerse como favorita entre los directores gracias a interpretaciones poderosas y una versatilidad que ha sido comparada con la de la actriz de actrices, Meryl Streep. Cuatro nominaciones al Óscar son reconocimiento a ese talento.

La hemos visto como una inocente princesa de Disney en Encantada, donde demostró sus habilidades para el canto, una monja rígida en La duda y una chef aficionada e insegura en Julie & Julia, entre otras. Ahora llega a la pantalla grande interpretando uno de los personajes más icónicos en el universo de los cómics: Lois Lane, el interés romántico de Superman. La cinta se estrena en Colombia el 14 de junio.

Que Adams esté participando en una de las megaproducciones del año no es de sorprender, pues se ha convertido en una experta en combinar trabajos complejos en películas independientes (The Master, El luchador) con interpretaciones menos dimensionales, pero efectivas, en títulos de puro entretenimiento (Los Muppets). El encasillamiento es algo que no le preocupa. Pero no siempre fue así. Criada dentro de una familia mormona, Adams empezó participando en pequeñas obras musicales en Colorado, lo cual alternó con trabajos de mesera en restaurantes como Hooters. Luego vinieron papeles pasajeros en varias series de televisión, incluyendo Smallville, centrada en un Clark Kent adolescente. El hecho de que haya tenido éxito en una etapa ya madura de su vida es considerado por muchos como una de la razones de su poder de permanencia. "Amy no tiene fecha de expiración", dijo hace poco Paul Thomas Anderson, quien la dirigió en The Master.

Zack Snyder, el director de El hombre de acero, sabía que necesitaba a una actriz con cierto peso para la Lois Lane que tenía en mente: una que en lugar de esperar a ser rescatada, fuera una aliada activa en los esfuerzos por salvar el mundo. "Ella es la que siempre está en las intersecciones de la película, aparece cuando se necesita que pasen cosas; es como una especie de eje. Es muy divertido tener esta relación entre Lois y Superman dividiendo la responsabilidad", dijo Snyder hace unos días.

Henry Cavill, quien interpreta a Clark Kent/Kal-El, solo tiene elogios para su coprotagonista. "Amy es una actriz increíble y todo el mundo lo sabe. Es muy talentosa en lo que hace. Es muy sutil en su interpretación, y no sé si es algo que hace por instinto, pero parece que todo le sale de forma muy natural. Tiene esta maravillosa habilidad de encarnar un personaje que le hace creer en lo que está haciendo. Y como persona, alguien estupendo con quien compartir, muy divertida e inteligente", dijo el actor británico.

En el estudio 23 del lote de la Warner Bros. en Burbank (California), Adams habló con CARRUSEL sobre el gusto de interpretar a una Lois Lane moderna, cómo ha cambiado su perspectiva profesional ahora que es madre y de la licencia que le dio su prometido, Darren Le Gallo, para besar frente a las cámaras al atractivo Cavill. Con una blusa de seda azul oscura, una minifalda volada gris jaspeada y el cabello en ondas ligeras al estilo de los años 30, Adams se ajusta a su reputación de dulce y amable. A la pregunta de si ha visitado Colombia, respondió casi disculpándose que no. "Nunca viajo, me la paso trabajando", dijo.

Esta Lois Lane es muy diferente a las versiones que hemos visto previamente. Acá es más parte de la acción que un interés puramente romántico, ¿fue esto un factor para decidirse a hacer este papel?

Sí, en realidad me gustó el enfoque que le dieron. Aunque siempre ha sido un personaje en el que he estado interesada, he añorado la idea de interpretar a Lois por algún tiempo, y luego cuando Zack (Snyder, el director) se unió al proyecto me encantó aún más esa idea, porque he disfrutado de sus otras películas. Una vez hablé con él y supe lo que él quería con el personaje y la película, y luego de sentir su energía positiva fue muy emocionante. No me trató como una niñita, sino como un miembro del equipo.

¿Es decir que usted persiguió el papel?

Crecí viendo las películas de Superman y esta era la clase de cine al que mi papá me llevaba, y nunca había tenido la oportunidad de hacer una película de este tipo. Lois Lane es un personaje por el cual siempre me he sentido atraída. Quería hacer la película incluso antes de hablar con Zack. El hecho de que él tuviera esta visión extraordinaria de Lois, que la viera como un elemento activo del filme, muy inteligente y fuerte, confirmó mi deseo.

Usted ha sido nominada al Óscar cuatro veces, ¿tuvo que hacer audición?

Leí una escena con Henry. Zack me dijo que no era una audición, pero yo sé que fue una audición (dice entre risas). En realidad, fue más una prueba para determinar la química con Henry.

También ha dicho que se identifica mucho con esta Lois Lane, ¿dónde termina el personaje y dónde empieza Amy Adams?

Tiene que ver más con la naturaleza no estática de ella, el estar moviéndose todo el tiempo, y por ello no poder desarrollar relaciones de confianza de forma fácil. Son cosas que, creo, Lois y Clark tienen en común. Debo decir que en mi caso, si me cae bien alguien no quiere decir que confío en esa persona de inmediato.

Su carrera es la envidia de muchas actrices, los directores la adoran y el público se identifica con usted, ¿cuál cree que es su secreto?

No lo sé. Si me pongo a pensar en eso… lo único que sé es que he tenido mucha suerte, me gusta trabajar duro y asumir riesgos, pongo todo lo que pueda en un papel. No lo hago de forma automática, porque este trabajo significa mucho para mí y lo asumo de forma muy seria, ya sea Superman o Doubt, no importa el papel, siempre lo trato con el mismo respeto y consideración.

¿Consideró que era importante para su carrera hacer un papel en una superproducción como esta?

No mucho para mi carrera, pero supe que en esta etapa de mi vida, esta era probablemente la última oportunidad de interpretar este tipo de papeles. Sabía que si quería hacerlo, era el momento.

Ahora es madre de una pequeña niña, Aviana; ¿ha cambiado la forma en que trabaja o el tipo de papeles que selecciona?

No ha cambiado la forma en que trabajo, pero sí la forma en la que me siento frente a mi trabajo; no me define tanto como antes. Aunque pongo el mismo esfuerzo, siento que soy una persona más equilibrada ahora que tengo una hija. Ya no pienso exclusivamente en mí y mis necesidades. Creo que al final es mucho mejor para mi carrera, porque me importa un poco menos lo que la gente piensa sobre mí, lo que me permite hacer y completar mi trabajo, comparado con una constante preocupación sobre cómo me perciben.

En el Hombre de acero tuvo la oportunidad de trabajar con uno de los actores más atractivos de Hollywood; ¿qué le dijo su prometido sobre el hecho de compartir pantalla y besar a Henry Cavill?

Mi prometido es una de las personas menos celosas y más generosas del mundo. Él y yo tenemos la misma filosofía: ‘si me vas a dejar por alguien, no puedo evitar que eso suceda’. Tenemos ese tipo de seguridad. Y él sabe lo que tenemos, y sabe cuán especial es para mí. Claro, me dice que le debo mucho (risas). ’Oh, vas a besar a Henry; no sé cómo me lo vas a pagar’.

(Cavill expresó su admiración por Le Gallo a quien calificó de "encantador" y recordó cómo la hija de Adams le tocó la cola cuando visitó el set mientras él estaba en el traje de Superman: "Si fue a propósito o no, no lo sé, de pronto pasó porque justo esa parte de mi cuerpo estaba al alcance de su estatura", señaló entre risas).

No le ha ido mal con sus galanes en general, Leonardo DiCaprio, Mark Wahlberg…

No es un trabajo malo, pero es algo tan técnico y seguro, lo han escuchado antes, pero no hay nada menos sensual que pararse en un set y besar a alguien cuando todo el mundo está alrededor mirando, además de las cámaras. De hecho, el beso en Hombre de acero fue muy inocente, estábamos siendo muy educados el uno con el otro; Zack tuvo que animarnos a ponerle un poco más de pasión (risas).

Al principio dijo que había sido fan de los otros Superman...

Sí, de las películas de Christopher Reeve, Lois y Clark y de Smallville. De hecho, yo empecé en Smallville.

¿Pero los revisó antes de hacer este papel?

No, ya estaba familiarizada con ellos, pero también entendí que Zack quería crear algo nuevo y quería ser muy consciente de ajustarme a la dureza de esta Lois. También reconociendo que todas fueron películas para tonos y eras muy específicos. Ahora estamos en una época diferente, y en ese sentido confié en Zack.

Ha dicho que una de sus inspiraciones es Meryl Streep, con quien ha trabajado en dos cintas, y que incluso con frecuencia juega a "¿qué haría Meryl?"

Lo que siempre me ha impresionado de Meryl es que las decisiones que ha tomado, al menos para mí, son muy beneficiosas tanto para su carrera como para su familia. Ojalá las que estoy tomando ahora sean igual, aceptando buenos proyectos y tratando a todo el mundo con respeto y como un igual. Ese es el tipo de cosas que admiro en ella, la forma en que trata a la gente y su profesionalismo.

¿Qué viene después de ‘Superman’?

Acabo de terminar una película con David O. Russell (American Hustle, con Bradley Cooper y Christian Bale) y estoy lista para empezar una dirigida por Tim Burton (Big Eyes, sobre Margaret y Walter Keane, una pareja cuyas pinturas de niños con ojos grandes fueron una sensación en los años 50 y 60 en Estados Unidos).

Por último, con Lois, usted interpreta a una periodista investigativa: ¿logró obtener alguna perspectiva sobre la profesión?

Cuando hablé con Zack sobre Lois hablamos de "la verdad", y esa era siempre su motivación: "Voy a decir la verdad, quiero saber la verdad". Pero creo que algunas veces en la persecución de la verdad nos olvidamos del ser humano que hay detrás. Algunas veces la persona es más importante que la verdad, algunas veces la verdad no necesita ser dicha; no quiere decir que se tenga que mentir, sino que no es necesario exponer a alguien para beneficio propio.

CLAUDIA SANDOVAL GÓMEZ
BURBANK, CALIFORNIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.