En Choachí, 25 mujeres hacen empresa en el campo

En Choachí, 25 mujeres hacen empresa en el campo

Allí, hay una cooperativa de lácteos que genera empleo. Sus productos llegan a Bogotá y La Calera.

notitle
12 de junio 2013 , 07:30 p.m.

El dulce de leche que hierve en una olla, las manos que se sumergen en la cuajada fresca, los quesos prensados y listos para ser empacados y los yogures de sabores exóticos son algunas de las imágenes que ofrece una microempresa de lácteos enclavada en las montañas de Choachí, en Cundinamarca. (Vea acá la galería de fotos: La microempresa de lácteos que le genera empleo a 25 mujeres de Choachí).

Allí, en la vereda Potrerogrande, a dos horas y media de Bogotá por la vía a La Calera, existe una cooperativa de lácteos y productos de panadería liderada por 25 mujeres que hace seis años se le midieron al reto de crear la única empresa que existe en esta zona rural.

De 20 litros de leche pasaron a procesar 6.500 semanales, diversificando sus productos y generando oportunidades de empleo para la región: sus proveedores de leche son 60 familias campesinas de las cien que hay en la vereda y las cuales ahora tienen un ingreso fijo.

El proyecto comenzó en el 2007, cuando estas mujeres, quienes en su mayoría superan los 50 años de edad, tomaron un curso del Sena en producción de derivados lácteos. “Lo hacíamos para aprender a hacer yogur para nuestros hijos. Nunca creímos llegar a ser empresarias”, cuenta Elsa Barón, una de las socias de la Cooperativa Agrolácteos. Pero cuando empezaron a dar a probar lo poco que producían entre sus familiares y conocidos se dieron cuenta de que el negocio tenía oportunidades de prosperar. “La calidad de los productos se propagó. La gente quería que les vendiéramos en cantidad”, agrega Barón. “El profesor del Sena fue quien nos ánimo y nos enseñó a tener un estricto control en la higiene ”.

Así es que se empezaron a organizar. Las ollas y los utensilios de trabajo los compraron con ahorros, las instalaciones donde hoy se encuentra instalada la ‘fábrica’ se las pidieron en comodato a la alcaldía de Choachí, las ventas las empezaron a hacer entre sus amistades y los productos los guardaban en las neveras de los vecinos. Más tarde, en el 2010, el programa Acción Social, de la Presidencia de la República, conoció el impacto del proyecto y financió la adecuación de un cuarto frío y de maquinaria que les permitió tecnificar sus procesos de producción. También recibieron asesoría para registrarse en la Cámara de Comercio y ante el Invima.

Hoy, entre sus productos cuentan con innovaciones como el yogur de guatila, un fruto que se conoce popularmente como la ‘papa del pobre’ y el yogur de cristales de sábila y de maracuyá. También hacen quesos, almojábanas, mantecadas y envueltos de ‘maíz pelao’. Pero empezar no fue nada fácil. Así lo asegura María Rincón, otra de las socias. “Tuvimos que dar la batalla frente a nuestros maridos, a quienes no les parecía que abandonáramos las labores del hogar y la crianza de los hijos”, dice.

Ahora, son ellos quienes se encargan de esos quehaceres mientras estas 25 mujeres trabajan por turnos en una microempresa que produce los siete días de la semana y factura entre 36 y 40 millones de pesos netos mensuales.

Ese empuje las ha llevado no solo a negociar sus alimentos en el área urbana del municipio, sino también en regiones como Fómeque, La Calera, Ubaqué, La Unión y a varios sectores de Bogotá, como el Olaya, el Restrepo, Bosa y Centroabastos, entre otros, donde reparten puerta a puerta los pedidos hechos por más de 250 clientes entre hogares, tiendas y carnicerías que han logrado fidelizar en los últimos años y a los que les cumplen gracias a un camión que compraron con las ganancias del negocio. “En Bogotá y La Calera, por ejemplo, reparto hasta 950 libras de queso semanales. A la gente le gusta la calidad de esta marca”, dice Jorge Garzón, conductor del vehículo y uno de los empleados que trabaja como repartidor en la cooperativa.

El éxito que ha tenido esta iniciativa ha sido seleccionada por el Ministerio de Agricultura como ejemplo y como jurado en tres ocasiones del programa Oportunidades Rurales en Ibagué, Tunja y Villavicencio.

REDACCIÓN CUNDINAMARCA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.