Editorial: Vino, cerveza e indignación

Editorial: Vino, cerveza e indignación

10 de junio 2013 , 08:16 p.m.

Turquía es una democracia parlamentaria laica, cuyo venerado fundador, Mustafá Kemal Ataturk, era aficionado a la bebida desde sus tiempos universitarios. A partir de entonces se asocia el alcohol a la libertad religiosa, uno de los valores fundamentales de esta república de 73 millones de habitantes, casi totalmente musulmanes, que nació en 1923 sobre las ruinas del imperio otomano. Por eso, cuando el gobierno empezó a imponer restricciones a la venta y consumo de alcohol hace algunas semanas, muchos ciudadanos vieron que detrás de las medidas había un interés religioso y no de salud pública. El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, lo confirmó poco después al decir que “la religión” exigía beber menos.

Posteriormente, cuando su gobierno propuso derribar los árboles de un parque tradicional de Estambul, muchos estudiantes que salieron a la calle a protestar por el creciente autoritarismo del régimen lo hicieron con botellas de cerveza en la mano y al grito de ‘¡Salud, Tayyip!’. Algunos jueces han atenuado ya la restricción del consumo de bebidas, y el propio presidente, Abdulá Gul, sugirió que podría vetar la ley antialcohol que aprobó el partido de Erdogan.

En China, mientras tanto, el problema no es quién toma trago, sino quién lo fabrica. Hace algunos días, la Unión Europea subió de 11,8 a 47,6 por ciento el arancel de los paneles solares chinos, al sospechar que en Europa se venden por debajo de los precios de mercado (dumping). La indignada respuesta china ha sido estudiar una medida recíproca con el vino europeo, lo que afectaría a cientos de miles de empleos en el Viejo Continente. Pero, además, el gobierno se hará el de la vista gorda con la falsificación de famosas marcas de vino europeo (por ejemplo, un Châtelet Lafite burdo que imita en todo, menos en el sabor, al famoso y costoso Château Lafite). Sí: Turquía y China tienen problemas con el alcohol.

editorial@eltiempo.com.co

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.