Equidad femenina quedó en manos de Nigeria Rentería

Equidad femenina quedó en manos de Nigeria Rentería

La consejera para la Equidad de la Mujer espera erradicar flagelos como la violencia intrafamiliar.

08 de junio 2013 , 11:01 p.m.

La defensa de la equidad de las mujeres de Colombia quedó en manos de Nigeria Rentería Lozano. Su nombre todavía no le dice mucho al país, pues tan solo se conoció el pasado 4 de junio, cuando el presidente Juan Manuel Santos la posesionó como la nueva alta consejera para la Equidad de la Mujer.

Ella es una afrodescendiente, de 41 años. Aunque nació en Codazzi (Cesar), no tiene problema en afirmar que es chocoana. Así lo siente, porque su familia es de allí y tiene gran afecto por ese departamento.

“Allá todos hemos pasado trabajo”, dice, razón por la que fue allí donde forjó su idea de trabajar por la comunidad y las mujeres.

Pese a esto, la nueva consejera hoy irradia alegría. Es alta, delgada, con una belleza natural que no la deja pasar desapercibida y que hasta le mereció propuestas para ser reina de belleza. Escogió ser abogada de la Universidad La Gran Colombia.

Rentería todavía se emociona al recordar el 12 de mayo pasado, cuando una llamada del Jefe de Estado, a su propia casa, le propuso estar al frente de esta alta consejería.

Luego de las entrevistas de rigor llegó a este cargo, uno de los más relevantes para la actual administración de la Casa de Nariño, en reemplazo de Cristina Plazas, quien desde hace tres meses se desempeña en el cargo de secretaria privada del presidente Santos.

Si algo tiene claro Rentería son sus metas, en lo que considera uno de los retos más grandes de su vida.

En su nuevo cargo espera abordar y erradicar flagelos como “la violencia intrafamiliar, el embarazo infantil, el abuso sexual y la trata de personas”, así como darle una relevancia significativa al observatorio de la mujer para reducir las brechas de su condición de vulnerabilidad.

Hoy, al asumir en propiedad el cargo, en la Casa de Nariño, Rentería –casada y con dos hijos– se declara una mujer “llena de sueños”, tantos y tan grandes que no se niega a imaginarse como la primera presidenta de Colombia.

“Sí, uno debe soñar”, dice con humildad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.