Carta de los hermanos Tomás y Jerónimo Uribe a EL TIEMPO

Carta de los hermanos Tomás y Jerónimo Uribe a EL TIEMPO

Los hijos del expresidente Álvaro Uribe responden al artículo publicado en este diario.

08 de junio 2013 , 10:57 p.m.

El siguiente es el contenido de la carta enviada a este diario por Tomás y Jerónimo Uribe, hijos del expresidente Álvaro Uribe Vélez, a propósito de un artículo publicado el pasado domingo (Lea acá :El pulso de los hijos de Uribe con la Dian):

Nuestra empresa, Ecoeficiencia, fundada hace 10 años, es líder en formalizar el reciclaje en Colombia y dotarlo de altos estándares técnicos. Actualmente emplea a 600 personas, está certificada en ISO 9001, 14001, OHSAS 18000 y BASC, y lleva su contabilidad y procesos sobre el ERP SAP. En un sector altamente informal y opaco, sobresalimos por el profesionalismo y la transparencia con la que prestamos nuestros servicios y apoyamos todos los esfuerzos de la Dian por depurarlo.

Una de las actividades de Ecoeficiencia es la exportación de materiales reciclables, entre ellos chatarra no ferrosa. Como es usual en muchas empresas, los impuestos que anticipamos durante el año, resultan en un saldo final a favor. Por este motivo, en el año 2010 presentamos una solicitud de devolución de impuestos a la Dian por $ 338 millones. Al realizar las verificaciones pertinentes para dicha solicitud la Dian llamó a nuestros proveedores. Algunos de estos negaron la relación con nuestra compañía. Hemos aportado numerosas pruebas (remisiones de recibo de mercancía, facturas de compra, facturas de venta, exhortos de exportación, copia de los cheques con que esta se pagó) que dan cuenta de que dichos proveedores mintieron a la entidad y de que todas nuestras operaciones son veraces. Incluso, hemos denunciado penalmente a estos proveedores, así como a un exfuncionario de la compañía. Ecoeficiencia siempre cumplió con la obligación de reportarle a la Dian las operaciones con estos proveedores, soportadas en RUT y facturas expedidas y autorizadas por la misma Dian. Así mismo, cumplimos a cabalidad con la obligación de pagar los impuestos relacionados con dichas operaciones.

Contra lo que señala su artículo, no tenemos ningún “pulso” con la Dian, cuyos funcionarios pueden dar fe de nuestra disposición de colaboración para clarificar todas sus solicitudes.

Tampoco hay nada “indebido” en presentar una solicitud de devolución de impuestos.

Es un derecho que concede la ley. Tan convencidos estamos de la rectitud de la declaración de renta de la compañía, que solicitamos la devolución del saldo a favor.

Si tuviéramos “rabo de paja”, habría sido más sencillo pasar de agache simplemente no pidiendo dicha devolución.

El artículo deja la errada impresión de que estamos implicados en operaciones ficticias.

Una funcionaria de la Dian, en presencia nuestra, de nuestros abogados y de otros funcionarios de la entidad, reconoció que “Uds. sí compraron la chatarra, sí la pagaron, sí la vendieron y sí se la pagaron”. Todas nuestras compras fueron pagadas en cheques, luego es rastreable quién fue en últimas el receptor del dinero, prueba contundente para descartar la posibilidad de haber fingido operaciones. Además, aportamos a la Dian pruebas grafológicas que demuestran que la firma de estos proveedores es la misma que aparece en los cheques con los cuales nuestra compañía pagó la chatarra comprada.

A lo largo del artículo se usa la referencia a “los hijos del expresidente Uribe”. No podemos dejar de preguntarnos si la motivación del artículo es la circunstancia de ser hijos de nuestro padre y su actividad política, bastante criticada recientemente desde su periódico.

Hay muchas empresas en Colombia que actualmente atraviesan el mismo proceso tributario que la nuestra. ¿Por qué especialmente escoger la nuestra y hacer semejante despliegue?

Hemos respondido con responsabilidad todos y cada uno de los cuestionamientos que se han lanzado sobre nuestra carrera empresarial y así lo seguiremos haciendo. Lo único que pedimos es que nuestras conductas se examinen objetivamente y no con el lente subjetivo de las simpatías políticas o el aprovechamiento mediático de estas.

Lo nuestro es el emprendimiento honesto y disciplinado.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.