Polémico permiso facilitó que militar condenado se volara

Polémico permiso facilitó que militar condenado se volara

Suboficial fugado tenía condena de 48 años, pero podía salir del penal.

notitle
07 de junio 2013 , 08:24 p.m.

Con la fachada de que iba a visitar a sus tres hijos menores de edad en una casa fiscal ubicada al frente de la cárcel militar donde pagaba su condena, el sargento Leonardo Herrera Navarrete logró salir hace cinco días para no regresar al centro de reclusión del Cantón Sur, en Bogotá.

Esa gabela ya la había recibido el uniformado en más de dos ocasiones, según le confirmaron a EL TIEMPO fuentes militares. A pesar de haber sido condenado a 48 años de cárcel por secuestro extorsivo, el uniformado salía del penal por la puerta principal sin escolta o algún tipo de custodia.

En dichas ocasiones, Herrera Navarrete gozaba, como el día de su fuga, de una autorización del director de ese centro, quien fue relevado del cargo.

Hace una semana, el suboficial fue notificado de que perdió la última batalla jurídica que tenía para quedar libre: la Corte Suprema le negó un recurso de casación con el que Herrera pretendía tumbar la condena que le interpuso el Tribunal Superior de Ibagué.

El Ejército, que en un comunicado reconoció la fuga, aún no explica por qué se le concedió un permiso de este tipo a un uniformado sentenciado por un delito de tal gravedad.

La nueva irregularidad es un escándalo más en la seguidilla de malos manejos dentro de las cárceles militares, que tuvo su punto más alto en los desórdenes de la cárcel de Tolemaida, próxima a ser cerrada.

El 13 de junio del 2008 el sargento Herrera, en compañía de otro militar, ingresó, armado y asegurando pertenecer a un grupo paramilitar, a la finca Guayabal, en zona rural de Planadas (Tolima). Allí secuestró y golpeó a un grupo de personas, entre ellas menores, para que le entregaran una gruesa suma de dinero.

El militar fue capturado y condenado en febrero del 2012. Aun así, fue recluido a principios de este año en el Cantón del Sur, del que, pese a tener en la misma unidad militar a su esposa e hijos, huyó sin ninguna objeción.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.