Editorial: Una feminista anticipada

Editorial: Una feminista anticipada

07 de junio 2013 , 07:52 p.m.

Murió hace cien años ya, unas semanas antes de cumplir 80, pero la mítica escritora bogotana Soledad Acosta de Samper es cada día más relevante: siguen hablándonos al oído tanto su obra literaria como el hecho de que la haya escrito en una época en la que las mujeres seguían siendo tratadas como niñas, sin voz ni voto, dentro de la sociedad.
Acosta de Samper redactó veinte novelas, cincuenta relatos breves y sinnúmero de textos para los periódicos de su tiempo, en los que –sin perderle el respeto a la religión, sin menospreciar el papel de la ciencia y sin criticar los ideales femeninos– aún hoy puede leerse un llamado a transformar a fondo la educación de la mujer. En medio de la conmemoración del centenario de su muerte, convocada por el Ministerio de Cultura mediante la resolución 0594, que declaró el 2013 como Año Soledad Acosta de Samper, habría que decir que estamos ante una autora valiente, que conquistó un feminismo anticipado con el espíritu de una historiadora.

Nació en mayo de 1833 y murió en marzo de 1913, fue la hija adorada del coronel independentista Joaquín Acosta hasta que se convirtió en la amada esposa del escritor José María Samper, pero, quizás porque desde los 12 años recorrió la Europa que le presentaron sus padres y desde los 25 conoció aún más a París y su cultura al lado de su marido, todo el tiempo consiguió ser aquella escritora de vanguardia que en un principio se valió de numerosos seudónimos para escribir en prestigiosas publicaciones, como Biblioteca de Señoritas, El Mosaico y El Iris, y que más adelante, a pesar de las tragedias de la vida (en 1872 perdió a dos de sus cuatro hijas a causa de una epidemia), fundaría una serie de importantes periódicos femeninos, que pondrían sobre las mesas de aquel tiempo la pregunta por la participación de la mujer en la construcción de nuestra sociedad.

Durante este año de celebraciones podrá encontrarse en el Archivo de Bogotá una importante exposición, titulada ‘Cien años de Soledad Acosta de Samper, la mujer’, en la que será posible ver su correspondencia y su diario íntimo y documentos que nunca antes se habían puesto en manos del público. El Instituto Caro y Cuervo ha recopilado la información que está apareciendo por estos días en una sección de su sitio web . Y se ha dado ya, en la Cartagena que ella tanto quiso y tanto investigó, un primer conversatorio sobre una de las novelas más conocida en su vasta bibliografía: Los piratas en Cartagena, en la que se reconstruye con gracia el valor con el que se enfrentó el pueblo a los filibusteros que pretendían tomarse la ciudad.

Soledad Acosta de Samper escribió ficciones que recrearon con pulso y ternura la vida de las mujeres suramericanas. Escribió ensayos que trataron temas fundamentales para la modernidad colombiana, artículos aleccionadores sobre las costumbres religiosas del país y biografías que siguen siendo de utilidad para aquellos interesados en reconstruir lo sucedido en la Colombia del siglo XIX.

Pero, al final de su vida y de su obra, que, en su caso, como en el de los autores fundamentales, fue en últimas una sola cosa, se dedicó en cuerpo y alma a la composición de una serie de textos analíticos de historia, que pretendieron iluminar la realidad política nacional: era, no cabe duda, la mejor manera de cerrar una carrera que fue en verdad una reivindicación discreta, pero fundamental y visionaria, del papel de la mujer.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.