El Alto del Vino, otro gran destino para practicar ciclismo

El Alto del Vino, otro gran destino para practicar ciclismo

Esta entrega hace parte de la serie de EL TIEMPO sobre turismo en bicicleta.

notitle
07 de junio 2013 , 06:27 p.m.

Saliendo por la calle 80 existe una cuesta que desde hace muchos años ha sido la sensación de innumerables ciclistas que concurren hasta este lugar los fines de semana.

Se trata del alto del Vino, una subida de unos 4 kilómetros que culmina en un cerro llamado El Tablazo (se ve como una montaña a la que un ‘gigante’ le hubiese pegado con una tabla hasta dejarlo plano) al noroccidente de Bogotá, en la salida hacia municipios y poblaciones de la provincia del Gualivá, como Villeta, La Vega y Nocaima, entre otros.

Este tramo puede hacerse de diferentes maneras. La más exigente de ellas es salir por la 80, pasando el puente de guadua en un recorrido de 17 kilómetros hasta el puente de Siberia. Allí se llega a una estación de gasolina en una variante para subir al Vino, un recorrido completo que puede ser de aproximadamente una hora y media. Sin embargo, existe una mayoría a quienes solo les interesa enfrentarse a este cerro de 2.866 metros de altura y llegan en carro hasta la estación de servicio para iniciar desde allí el ascenso que puede tomarles una media hora nada más.

Julián Ponce, un artista plástico de 52 años al que le apasiona la bicicleta, cada 8 días desde hace 4 años busca con 30 o 40 de los cerca de 612 miembros de su grupo Pedalear y nada más rutas como esta para recorrer en ‘bici’.

“El alto del Vino puede ser un destino fácil o difícil dependiendo de como se realice –explica Julián–. Llegar es sencillo hasta para un principiante, porque son solo unos kilómetros de subida”.

Sin embargo, si se decide hacer este recorrido completo, sí es un tramo ciclístico exigente porque no solo incluye la salida desde la 80 sino la continuación de la ruta bajando desde el Alto hasta un retén al que le dicen también el retén del Vino, en el límite entre La Vega y Bogotá. “Este tramo sí suma casi 50 kilómetros de ida y vuelta”, dice este experimentado ‘montañista’ de bicicleta.

Para él, que durante mucho tiempo ha recorrido diferentes destinos en la ciudad, el alto del Vino es una de las mejores opciones para quienes están empezando a montar en bicicleta, pues es un lugar que permite tomar muchos caminos. “Del Alto puedes partir hacia varios municipios de Cundinamarca, como San Francisco y hasta pueblos con rutas hermosas como El Rosal. Cuando se llega a la cima, los ciclistas podemos disfrutar de una tradicional fritanga que se vende en el Alto”, anotó.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.