El rostro/ OPINIÓN

El rostro/ OPINIÓN

06 de junio 2013 , 06:54 p.m.

Al despertar, me sentí más lúcido que nunca esa mañana. Fui hacia el estudio, observé los cuentos que había trajinado la noche anterior. Entré al baño, como todos los días, para refrescar la cara con dos manotadas de agua antes del aseo rutinario. Me acerqué al espejo que pende encima del lavamanos.

El espanto se apoderó de mí cuando al aproximarme al espejo no hallé mi rostro.
Respiré profundamente para reincorporarme. Volví a ver hacia el espejo, pero nada, ni un leve atisbo. -¿Acaso amanecí tan transparente?, reflexioné. Sólo veía el reflejo de la puerta situada exactamente detrás de mí. No pude más. Sabía sin embargo, que no se trataba de un sueño. Me di vuelta y regresé al cuarto.

No podía creerlo. Allí estaba yo, acostado en la cama, en actitud burlesca, riendo a carcajadas. Me aproximé hacia mi propio cuerpo y pude verme cara a cara. Quedé vencido. Decidí acostarme de nuevo. Más tarde, regresé al baño. Esta vez vi mi rostro en el espejo. Todo volvió a la normalidad.

Sin embargo, desde ese día y después de tanto tiempo, me sigue taladrando en la memoria la imagen de mi rostro en la cama.

JAIME FERNÁNDEZ MOLANO
ESCRITOR Y PERIODISTA

 

 

entreletras2@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.