Ana Bolena Meza, tan consternada que le hizo sepelio a su mascota

Ana Bolena Meza, tan consternada que le hizo sepelio a su mascota

Tras morir a causa de un accidente, su gata fue velada y llevada a un cementerio.

05 de junio 2013 , 08:56 p.m.

 Hace ocho años, Panchita, una gata negra de ojos verdes, llegó al hogar de Luis Eduardo Arango, Ana Bolena Meza y sus hijos. Desde entonces fue un miembro más de la familia, como lo cuenta la actriz. “Era nuestra consentida. Luis Eduardo nunca tuvo mascotas y se enamoró de ella; incluso un 31 de diciembre quedó atrapada en un tercer piso y él como pudo se subió al techo y la rescató. ¡La adorábamos! Tenía su puesto en el comedor y una cobijita que chupaba para dormirse”.

Pero un accidente convirtió los buenos momentos en recuerdos. Hace unas semanas, cuando iba del parque a la casa, un carro la atropelló y la actriz presenció su muerte. “Vi venir el vehículo como en cámara lenta y a ella también. Pensé que alguno frenaría, pero no fue así; recibió un golpe seco. ¡Fue muy duro! El conductor ni se enteró porque iba despacio, y Panchita tampoco porque estaba mirándome. Luis Eduardo llegó justo cuando estaba desconsolada llorando. Fuimos a la veterinaria pero murió en mis brazos”.

Con una tristeza profunda, el paso siguiente de los actores fue ir al colegio de sus niños para contarles lo ocurrido, y lo que vino después fue un gran desconsuelo pues Panchita era su gran compañía. “Le hicimos una especie de velación en la sala; encendimos una vela, le pusimos flores y pasaron a despedirla los vecinos, mi mamá, unos amigos y varios actores. ¡Qué pesar! Sin embargo el cementerio para mascotas es muy alegre y ¡qué dicha que existe! A diferencia de los demás cementerios, que son lúgubres, este representa lo que significan las mascotas en las vidas de las personas. Hay juguetes en las tumbas, es en la montaña al final de La Calera y los animales son disecados. Los entregan en una caja biodegradable. En la lápida le pusimos su nombre y una oración. En un cofre guardamos su collar. Allí tienes un cuadrito de tierra que te permite sentir que el amor por ellos va más allá”.

La muerte de Panchita coincidió con la celebración de los 15 años de su hija. Precisamente para distraerse después de lo ocurrido, los niños y su mamá viajaron a Girardot donde, sin esperarlo, otra mascota llenó el vacío. “Ella es irremplazable, pero al llegar al hotel nos dijeron que estaban dando en adopción una gata embarazada y voluntariamente se fue con nosotros. Le pusimos Amaranta y dio a luz el día del cumpleaños de mi hija”.

Y aunque Luis Eduardo y Ana Bolena ya no son esposos, se mantienen unidos alrededor de sus hijos, y en momentos como estos son su gran apoyo. “Vivimos en la misma casa, que es de la familia y de los niños. Nosotros somos los que vamos y venimos. Tenemos vidas de solteros por fuera. Amamos a nuestros hijos y no quisimos que esto fuera un trauma. Pasó el huracán de la pasión pero quedó esa base sólida de la amistad sobre la que construimos”.

CRISTINA ESTUPIÑÁN CH.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.