Katamarán dice que una disquera los rechazó por feos

Katamarán dice que una disquera los rechazó por feos

La agrupación bumanguesa alcanzó el éxito con una firma independiente.

notitle
05 de junio 2013 , 08:56 p.m.

 

Quien piense que la música no entra por los ojos sino por los oídos, se equivoca. La prueba está en que a los Katamarán los rechazaron en una de las casas disqueras más importantes en el ámbito mundial por culpa de su apariencia. Al menos eso dicen ellos: “En abril de 2007, cuando llegamos a Bogotá con el sueño romántico de abrirnos camino en el mundo de la música, nos pusimos en contacto con un amigo que es productor de eventos y quien nos ha guiado en este camino. Nos consiguió la cita, nos presentamos en vivo en una bodega solo para la gente de la compañía y vimos que se gozaban la presentación. Estábamos felices por eso. Pasaron los días y nuestro ‘padrino’ nos llamó a decirnos que ellos habían dicho que hacía diez años no veían una banda en vivo tan buena como nosotros, pero que también hacía 15 años no veían a unos manes tan feos en la música como nosotros. Fue un golpe duro porque pensábamos que esa era la gran ventana por la que vislumbrábamos nuestra carrera”.

De la experiencia salió una exitosa agrupación independiente, un disco, un cambio en su vestuario y en su look; además, algunos cuestionamientos: “Primero, nos preguntamos si éramos tan feos, nos reímos, nos quitamos las sandalias de calentanos con las que llegamos, cogimos fuerzas, nos aterramos de que este negocio fuera así, y Alberto Marchena nos dio la oportunidad de sonar en su emisora; lo que disparó el tema. Es increíble que en vez de solucionar lo de la pinta y valorar lo bueno, hubieran tomado esa determinación. Al año siguiente del incidente escribimos Y qué importa si somos feos, tema que próximamente lanzaremos y que da título a nuestro álbum. Es una crítica social a ese reflejo de lo que ocurre cuando no miran el talento sino si eres bonito”.

La historia se repite en la cotidianidad de Julián, líder de la banda y de sus compañeros, cuando intenta entrar a los bares. “No me dejan entrar a lugares como De Marcha por ir en tenis y jeans rotos. Cuando me reconocieron llamaron al gerente, le dijeron quién era yo y me dejaron seguir; pero eso no me parece. Este es un mundo de apariencias y estereotipos. En Katamarán no nos interesa ser los más bonitos ni tener las abdominales marcadas sino hacer buenas canciones, que la gente se divierta con nuestra música”.

A diferencia de quienes estuvieron en esa audición, el público femenino les ha dado el visto bueno. Los bumangueses las conquistaron a punta de buenas canciones, que es lo que al final les interesa hacer: “Es tan fiel nuestro club de fans que nos mereció un premio. No hemos cambiado nuestra esencia. Nos adaptamos al clima de Bogotá con chaquetas, camisas y zapatos y hemos pasado por muchos looks, desde trenzas hasta cresta de colores. Queremos cantar, tocar guitarra y no levantar pesas, ni hacernos la ‘lipo’. Muy lindo el mundo del entretenimiento pero, ¿es necesario que todos sean tan bonitos?”.

CRISTINA ESTUPIÑÁN CH.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.