Un tercio de la comida del planeta se va a la basura

Un tercio de la comida del planeta se va a la basura

En el Día Mundial del Medioambiente, la ONU llamó la atención sobre el desperdicio de alimentos.

notitle
05 de junio 2013 , 08:54 p.m.

En un mundo con cerca de 900 millones de personas desnutridas y hambrientas, cada año se desechan, literalmente, 1.300 millones de toneladas de alimentos. En otras palabras, un tercio de toda la producción global de este sector.

El dato fue dado a conocer este jueves, a propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), al advertir que esto “complica la capacidad del planeta de reducir el hambre y satisfacer la demanda alimentaria de una población en rápido crecimiento”.

De acuerdo con el análisis, cuyos resultados concuerdan con informes similares elaborados por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), más de la mitad de la comida desperdiciada en Europa, Estados Unidos, Canadá y Australia se desecha en la etapa de consumo, mientras que en los países en desarrollo, dos tercios de las pérdidas se producen durante el almacenaje.

El problema es que si se mantiene la tendencia anual de demanda de alimentos, será necesario incrementar la producción en un 60 por ciento de aquí al 2050, lo que supondrá un mayor gasto de agua y explotación de las tierras y los océanos.

En su informe Planeta Vivo 2010, la ONG ecologista World Wide Fund advirtió que si el mundo mantiene el ritmo actual de gasto de recursos naturales, la humanidad necesitará el equivalente a dos planetas en el 2030, y casi tres en el 2050, para satisfacer sus demandas.

Papa criticó el despilfarro

No en vano, también decidió pronunciarse ayer el papa Francisco sobre este tema. Tras conocerse el informe del Pnuma, el pontífice criticó la “cultura del despilfarro” que caracteriza a un mundo cada vez más consumista, y dijo que tirar comida en buen estado es como robarles a los pobres.

“Nuestros abuelos solían remarcar que no había que tirar la comida que sobraba. El consumismo nos ha acostumbrado a despilfarrar comida diariamente, y somos incapaces de ver su valor real”, aseguró el sumo pontífice en su audiencia semanal en la plaza de San Pedro, en Roma.

La clave, insisten la Pnuma y la FAO, está en animar a productores, comercializadores y consumidores a reducir a toda costa las tasas de pérdida y desecho de comida, lo que permitiría además ahorrar agua, energía, pesticidas y fertilizantes, y supone un gran apoyo para la seguridad alimentaria del planeta.

“Todos, desde los granjeros a los minoristas, pasando por restaurantes y hogares, tienen su papel, y así contribuirán a eliminar desigualdades en los países ricos y pobres”, dijo el director ejecutivo del Pnuma, Achim Steiner.

El ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Gabriel Uribe, hizo un llamado a trabajar arduamente por el ambiente y por la naturaleza para garantizar la seguridad alimentaria a la población mundial.

“Hay que trabajar por el no desperdicio de la comida y la alimentación sostenible hacia el futuro”, dijo el Ministro, quien agregó que en los próximos 40 o 50 años se espera contar con 2.000 millones más de habitantes en el planeta, que demandarán gran cantidad de alimentos para su subsistencia.

“Tenemos que proteger las vertientes de nuestros ríos para que el mercurio no vaya a los peces y luego, en los alimentos, llegue a las personas”, aseguró.

Comience por comprar solo lo necesario

De acuerdo con expertos y autoridades mundiales en el tema de la alimentación, la gente puede poner mucho de su parte para evitar que la comida termine vencida o en la basura.

La FAO recomienda no dejarse tentar por ofertas que llevan a comprar cosas que no necesitan, elaborar una lista básica de mercado y comprar alimentos ‘feos’ (muchas frutas y verduras se desperdician por su forma, tamaño o color). También, tener en cuenta que la fecha de caducidad suele ser una sugerencia (muchos productos pueden comerse luego del “consuma antes del”).

A los productores les aconseja cosechar todo lo que se cultive, en el momento óptimo; invertir en tecnología para guardar alimentos y elaborar compostaje, y a la industria alimentaria donar comestibles que no se vendan.

El ingeniero de alimentos Leonardo Garzón recomienda aprender a utilizar los subproductos de los alimentos, principalmente de las frutas y las verduras, las que más se desechan en restaurantes y hoteles. Dice que, por ejemplo, la pulpa de una fruta puede utilizarse para preparar mermelada, compotas y jaleas.

‘Manipulación de alimentos en el hogar es determinante’: FAO

Rafael Zavala Gómez del Campo, representante de la FAO en Colombia, analiza el problema del desperdicio de alimentos en el país.

¿Qué tanto se equipara el desperdicio de alimentos en Colombia con el global?

No hay estudios específicos. Según el ‘Informe sobre residuos sólidos residenciales en Bogotá (2001)’, el 61% de los desechos residenciales son alimentos: 52% de alimentos no preparados y 9% de alimentos preparados.

¿Qué factores llevan al desperdicio de alimentos?

La educación es uno de los aspectos que hay que trabajar. Según un estudio de la FAO de 2010 sobre el Sistema de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (SADA) del país, después de los problemas de cargue-descargue y del uso de empaques inadecuados, el transporte es el factor que más incide en la pérdida de alimento.

¿Cómo contribuyen los hogares al problema?

La manipulación de alimentos en el hogar es determinante. Es indispensable que mejoren las prácticas cotidianas al comprar, almacenar, conservar, preparar, servir y consumirlos.

Colombia es un gran productor de frutas y verduras. ¿Qué tanto se desperdician?

En el estudio del Perfil Nacional de Consumo de Frutas y Verduras, realizado por el Convenio Ministerio de Salud - FAO 2012, se calculó una pérdida poscosecha para frutas del 22,9% y para verduras del 16%, de acuerdo con datos del Plan Hortícola Nacional, que informa que los comerciantes tienen una pérdida entre el 2,6% y el 30,1% de verduras durante su manipulación.

¿Cuáles son los alimentos que más se desperdician?

A las frutas y verduras les siguen los pescados y cereales, con un 30% de pérdidas, y luego los productos lácteos, las legumbres y carnes vacunas, con un 20%.

¿Qué impacto tiene el desperdicio en términos de nutrición y seguridad alimentaria en Colombia?

El desperdicio de alimentos contribuye a ahondar el problema de desnutrición en el país. Un volumen importante de energía y nutrientes (proteínas, vitaminas, minerales) se pierden en toda la cadena alimentaria.

REDACCIÓN VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.