Millonarias obras en alcantarillado de Villavicencio y no funcionan

Millonarias obras en alcantarillado de Villavicencio y no funcionan

Después de dos años de las costosas obras, el problema de inundaciones se agravó aún más.

notitle
05 de junio 2013 , 06:08 p.m.

El barrio La Rosita, en el oriente de Villavicencio, afronta hoy una situación más compleja de lo que muchos creen.

Un aguacero fuerte basta para que las calles del barrio queden convertidas en lagunas y empiece el calvario para unas 800 familias del sector –según palabras de la comunidad–.

Sin embargo, lo que hizo estallar su ira el pasado martes –motivo por el cual bloquearon por unas horas la vía a Puerto López– fue porque el ‘remedio’ al problema resultó peor que la enfermedad.

El alcantarillado pluvial que construyó la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV) hace casi dos años y que costó cerca de 3.000 millones de pesos –contratos 293 del 2009 y 121 del 2011), hoy no funciona, y según Maritza Tovar, presidenta de la Junta Comunal de La Rosita, el problema de inundaciones se agravó aún más.

Lo que preocupa al Gobierno local es que según estudios previos, la millonaria obra, técnicamente, no fue bien concebida.

Más grave aún, el alcantarillado fue terminado por el contratista bajo los parámetros que le estableció la EAAV (vea ‘El alcantarillado no sirve’).

Por esta razón, la Contraloría municipal comenzó la investigación para indagar si habría detrimento patrimonial y medir el nivel de responsabilidades de los actores intervinientes (vea ‘La obra está en estudio’).

Hoy, Alcaldía, EAAV y comunidad se sentarán a la mesa a las 8 a.m. en la Secretaría de Gobierno para buscar soluciones que impidan que casas y vehículos queden ‘nadando’.

‘El alcantarillado no sirve’

La razón del porqué no funciona el alcantarillado en La Rosita, según el gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), Héctor Andrés Castro, es porque el tubo de evacuación de aguas lluvias quedó más de un metro por debajo del nivel del río Ocoa.

Por esta razón el agua va “a contrapendiente” y finalmente resulta de regreso a las alcantarillas y tuberías que colapsan.
Según el alcalde Juan Guillermo Zuluaga, nada de lo que fue construido en la zona funciona, pero aun así, el municipio debió pagarle al contratista porque descubrieron que hizo “exactamente lo que le dijo que hiciera la Empresa de Acueducto que le entregó los diseños”.

Según él, la única solución a la vista, basado en estudios técnicos que evaluaron si se podía rescatar algo de la inversión ya hecha es tapar lo que se hizo, cerrarlo y hacerlo nuevamente, solución que no es a corto plazo.

La obra está en estudio

Actualmente un ingeniero la Contraloría de Villavicencio prepara un detallado informe técnico para establecer si hay elementos suficientes que den pie para comenzar un proceso de responsabilidad fiscal contra los responsables de contratar el alcantarillado pluvial del barrio La Rosita.

Al respecto, la contralora, Luz Victoria Leal, precisó que el seguimiento a la cuestionada obra comenzó desde el 2012, en el mismo momento en que la comunidad presentó la queja, la cual presentó evidencias de las inundaciones.

REDACCIÓN LLANO 7 DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.