El raro caso de una especie de calamar hembra que consume semen

El raro caso de una especie de calamar hembra que consume semen

La especie habita en el sur de Australia y al parecer ingiere semen para facilitar el acto sexual.

notitle
05 de junio 2013 , 03:22 p.m.

La hembra de una especie de calamar que habita en el sur de Australia ingiere parte del semen que eyacula su pareja posiblemente para obtener la energía que necesita durante la fecundación, según un estudio divulgado ayer. "Esto es algo que nunca se ha visto antes en los cefalópodos ni en un animal con fertilización externa", dijo el jefe del estudio, Benjamin Wegener, biólogo de la Universidad de Monash, al referirse a la hembra del calamar sureño cola de botella (Sepiadarium austrinum).

El semen eyaculado por esta especie contiene nutrientes que ayudan al esperma a sobrevivir, aunque también es una posible fuente de alimentación durante unas relaciones sexuales no exentas de riesgos, según el estudio citado por la cadena local ABC. "Todo lo vinculado al sexo es costoso. El acto de aparearse en sí es peligroso. (El individuo) puede contraer enfermedades o se expone a ser devorado por un depredador y además, (la cópula) lo distrae de la búsqueda de alimentos", comentó el biólogo.

Wegener y sus colegas estudiaron el comportamiento sexual de estos calamares que habitan una de las bahías de la ciudad de Melbourne y observaron que la hembra se comía los espermatóforos (masa que contiene espermatozoides) de su compañero. En la cópula, el macho de la especie Sepiadarium austrinum dispara sus espermatóforos contra la hembra y éstos se adhieren a una bolsa alrededor de su cavidad bucal. Algunos de los espermatóforos aterrizan en la base de la cavidad y las hembras hacen uso de sus tentáculos para intentar poner rápidamente los óvulos sobre ellos ya que tienen tres semanas para la fertilización antes de que comiencen a degradarse.

Pero no todos sirven para la fertilización porque algunos espermatóforos se quedan lejos de la cavidad bucal y la hembra los coge y se los come, según describió Wegener, quien cree que éstos la ayudan a mantener la energía durante la actividad sexual. El científico enfatizó que en las siguientes investigaciones se necesita determinar si ingerir la masa eyaculada supone un beneficio para las crías.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.