Cárceles privadas

Cárceles privadas

notitle
04 de junio 2013 , 05:25 p.m.

 Con ocasión del proyecto de código penitenciario, han vuelto a hablar funcionarios del Gobierno –especialmente la Ministra de la Justicia y el Derecho– de promover y autorizar la existencia de cárceles privadas, idea que ya había planteado el gobierno anterior.

En recientes declaraciones, la Ministra se mostró partidaria de la idea, y si hemos de tener por ciertas las declaraciones que los periodistas le han atribuido, lo primero que nos asombra es el desconocimiento que la funcionaria mostraría de lo que son las cárceles privadas, pues, para justificarlas, habla de que se ha avanzado en la idea, ya que el Inpec, por ejemplo, contrata con firmas privadas el suministro de alimentos de los presos en varias, así como la atención médica para los reclusos. Si eso significa privatización, entonces la Ministra debe pensar que las carreteras se han privatizado porque han sido construidas por firmas privadas de ingeniería. ¡No! Cárceles privadas son establecimientos construidos y operados por inversionistas particulares que, como retribución por su trabajo e inversión, reciben una suma periódica, cuyo monto se calcula en razón de cada detenido o condenado que ingresa y permanece en la respectiva cárcel.

Para el Estado, la ventaja del sistema resulta de evitarse la inversión que tendría que hacer en la construcción de una cárcel y la labor de administrarla, valores o costos que, en todo caso, tendría que asumir, pero diluyéndolos en el tiempo, mediante el pago de las sumas periódicas que se negocian con el inversionista en cada caso.

Para un columnista tan respetado y respetable como el doctor Yesid Reyes Alvarado, “la posibilidad de que se recurra a los particulares para hacer cárceles se trata de una opción que, bien manejada, ofrece más ventajas que inconvenientes” (El Espectador, 26 de abril del 2013). Yo le diría al autor que la condición que él pone, a saber, que la opción sea bien manejada, es prácticamente imposible de lograr porque, de entrada, el negocio es atractivo para los particulares que lo asuman siempre y cuando se “produzcan presos”, lo que lleva a que los inversionistas promuevan esa producción.

En estos días cayó en mis manos el informe anual a sus accionistas de la empresa Corrections Corporation of America, la más grande compañía de encarcelación del mundo, y produce escalofrío y repugnancia leer la filosofía que ahí se percibe y que es natural cuando se trata de una actividad económica que busca utilidades; es, diría, el capitalismo salvaje en su más proterva manifestación. Veamos algunos ejemplos de lo informado a los accionistas:

“Históricamente hemos sido exitosos en llenar el inventario de camas disponibles que hemos construido. Llenar estas camas disponibles implica un incremento sustancial en los ingresos, el flujo de caja y las utilidades por acción...”.

“Creemos que hemos sido exitosos en incrementar el número de residentes bajo nuestro cuidado y continuamos en la búsqueda de iniciativas que intenten aumentar la ocupación de nuestras camas y las utilidades.

“Cualquier cambio con respecto a las drogas y las sustancias controladas o la inmigración ilegal puede afectar el número de personas arrestadas, acusadas y condenadas, con la consecuencia de reducir la demanda de cárceles donde se las aloje”.

Un país decente, sea cualquiera la teoría que les justifique el castigo a los delincuentes, se preocupa por suministrar a los encarcelados la posibilidad de una rehabilitación. Con el sistema de las cárceles privadas, esto no se ha logrado y, al contrario, se ha explotado a los prisioneros utilizando su mano de obra barata de manera que algunos se preguntan si el negocio de las prisiones privadas es una nueva forma de esclavitud.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.