Los cuenteros están de Festival

Los cuenteros están de Festival

Hoy, a las 9:00 p.m., se inaugurará el featival que va hasta este sábado.

04 de junio 2013 , 05:08 p.m.

Santa Palabra es una empresa fundada por cuenteros, tejedores de historias, que no dejan de luchar porque los espacios, que se han ganado a pulso, se extiendan y puedan llegar a muchas más personas en la ciudad.

Ya van por su ‘II Festival de Narración Oral Santa Palabra’ que esta vez contará con la presencia del mexicano Iván Zepeda y la cubana Elvia Pérez.

Los cuentos se escucharán a partir de hoy en la Biblioteca Departamental, en jornadas maratónicas de 10:00 a.m. a 11:00 p.m., dice Johan Castellanos, el fundador de Santa Palabra.

¿Cómo ha respondido la gente a la labor de los cuenteros?

Ha sido formidable, sobre todo porque es bonito saber que la gente reconoce la relevancia de conservar la capacidad de soñar y la importancia de estimular la imaginación con buenas historias.

¿Cómo percibe la labor del cuentero?

Somos tejedores de palabras, configuradores de mundos, en donde todo es posible para el que escucha. No basta con pararse a hablar delante de un público y hacer reír, para eso está el cuentachistes. El cuentacuentos, aunque también logre risas en su público, busca otro objetivo, dejar una buena historia.

¿Quiénes los apoyan?

Contamos con un apoyo impresionante de la Biblioteca Departamental. No existe ningún apoyo de la secretaría de Cultura municipal, no hay ningún presupuesto de la secretaría de Educación municipal por los más de 5.400 niños que este año disfrutarán de presentaciones gratuitas en el Festival. Esperamos que esto cambie, ojalá, para la próxima edición.

¿Qué ha sido lo más difícil de ser cuentero?

Descubrir que faltan más cuenteros con ganas de contar buenas historias. Lo más difícil de ser cuentero es ver gente con tanto talento poniéndolo al servicio del humor, a partir de la discriminación.

¿Cuál es ese recuerdo inolvidable?

Muchos y reseñar alguno es traicionar a otros realmente memorables y dignos de ser mencionados. El abrazo de un niño; la pareja que nos buscó porque quería que los casáramos en medio de un cuento; el aplauso que recibimos, sin decir palabra; el chico que escapaba de su casa para recargarse de un ‘sí, vale la pena vivir’; la reacción de la gente de la cárcel. Son tantas cosas.

REDACCIÓN CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.