Estados Unidos, ausente

Estados Unidos, ausente

notitle
04 de junio 2013 , 04:07 p.m.

BERLÍN. En cierta ocasión, Madeleine Albright, la exsecretaria de Estado de EE. UU., calificó a este país de“nación indispensable”. La actual evolución de los acontecimientos en todo el mundo está demostrando que tenía razón, pero la prueba ha sido casi enteramente negativa. Actualmente, la importancia de Estados Unidos ha llegado a ser patente por la FALTA de dirección de EE. UU. en una crisis tras otra, y donde resulta más evidente de forma inmediata es en Siria.

En realidad, está formándose un mundo postestadounidense ante nuestros ojos, caracterizado, en lugar de un nuevo orden internacional, por la ambigüedad política, la inestabilidad e incluso el caos. Es lamentable, y podría resultar tan peligroso que incluso antiestadounidenses intransigentes terminan por añorar el pasado siglo de Estados Unidos y el papel de este país como fuerza mundial de orden.

Tanto subjetiva como objetivamente, EE. UU. ya no está dispuesto a desempeñar ese papel o no puede hacerlo. Ha habido muchas causas: un decenio de guerra en Oriente Medio, en sentido amplio, con su enorme costo en “sangre y recursos”; la crisis económica y financiera; una deuda pública cuantiosa; una reorientación hacia los problemas internos, y una nueva atención preferente a los asuntos del Pacífico; a todo ello se suma un relativo declinar de EE. UU. en vista del ascenso de China y de otros países grandes.

Estoy relativamente seguro de que EE. UU. gestionará con éxito su reorientación y realineamiento, pero, aun así, el peso y el alcance relativos de su poder declinarán en el nuevo mundo del siglo XXI, mientras aumenta la fuerza de otros, que recuperan terreno. Desde luego, no se pondrá en tela de juicio el papel mundial de EE. UU. China estará aún muy ocupada durante mucho tiempo, abordando sus contradicciones internas. Tampoco es probable que India o Rusia planteen un desafío grave. Y el alboroto de voces contradictorias de Europa parece excluirla de la pretensión de ocupar el lugar de EE. UU.

Pero si bien ninguna de esas potencias representa una sustituta seria del papel mundial de EE. UU., este país no podrá seguir actuando unilateralmente, como lo hizo al final de la Guerra Fría, y quedará debilitado en gran medida. Ese cambio ha resultado particularmente evidente en Oriente Medio y en la región de Asia y el Pacífico.

En Oriente Medio, el orden regional creado por las potencias coloniales, Francia y Gran Bretaña, tras la Primera Guerra Mundial, se mantuvo a lo largo de la Guerra Fría y la breve época de dominio unilateral de EE. UU. que siguió; sin embargo, las convulsiones de los últimos años podrían perfectamente provocar ese final. Se están poniendo en entredicho las fronteras coloniales, y resulta difícil pronosticar lo que será de Siria, Líbano, Irak y Jordania. Las posibilidades de desintegración y reconstitución regionales, proceso que podría desencadenar una violencia indecible, son mayores que nunca.

Además, si bien no hay ningún hegemón regional para sustituir a Estados Unidos, hay numerosos aspirantes a desempeñar ese papel, pero ninguno –los más destacados son Irán, Turquía y Arabia Saudí– es lo suficientemente fuerte para decidir los asuntos a su favor. En vista de la falta de una nueva fuerza de orden en la región en un futuro predecible, y de la disposición para actuar del antiguo, el peligro de una confrontación violenta y muy larga está aumentando.

Aun cuando Estados Unidos volviera a aplicar la intervención militar en esa región, su poder ya no sería suficiente para imponer su voluntad. De hecho, precisamente porque EE. UU. –después de más de un decenio de guerra– lo entiende perfectamente es por lo que cualquier gobierno estadounidense lo pensará dos veces antes de volver a intervenir militarmente en esa región.

La situación parece diferente en Asia, donde EE. UU. no solo sigue presente, sino que, además, ha aumentado sus compromisos. En Asia oriental y meridional, todas las potencias nucleares (China, Rusia, India, Pakistán y Corea del Norte) o próximas a pasar a ser potencias nucleares (Japón y Corea del Sur) están enredadas en rivalidades estratégicas peligrosas. A ello se suma la dosis periódica de irracionalidad norcoreana.

Si bien la presencia de EE. UU. en esa región ha impedido hasta ahora que sus numerosos conflictos y rivalidades se intensifiquen, están multiplicándose las fuentes de incertidumbre. ¿Será China lo bastante prudente para procurar la reconciliación y las colaboraciones con sus vecinos, grandes y pequeños, en lugar de aspirar al dominio regional? ¿Qué será de la península de Corea? ¿Y qué repercusiones tendrá el giro nacionalista de Japón –y su arriesgada política económica– en la región? ¿Podrán India y China frenar el deterioro de las relaciones bilaterales? ¿Se cierne el fracaso estatal sobre Pakistán?

Imagínese esa situación sin la fuerza política y militar de Estados Unidos. La región será dramáticamente más peligrosa. Al mismo tiempo, dados los limitados recursos de EE. UU., su nuevo papel requerirá una consideración más cuidadosa de los intereses nacionales a la hora de determinar las prioridades. Está claro que la región de Asia y el Pacífico tiene prelación en los cálculos de EE. UU.

Así, pues, ese nuevo papel estadounidense, más centrado y limitado, plantea la siguiente pregunta a los socios europeos de EE. UU.: ¿pueden permitirse el lujo de carecer de defensa sin la ayuda de EE. UU.?

Desde luego, la garantía por parte de Estados Unidos de la seguridad de sus aliados en la Otan no desaparecerá, pero resultará mucho más difícil de cumplir plenamente. Y si un mundo postestadounidense entraña un mayor riesgo de caos y sus consecuencias que esperanza de un nuevo orden estable, riesgo que afecta a Europa en particular, tal vez esta debería invertir su rumbo, con su clara determinación de desmantelarse.

Traducido del inglés por Carlos Manzano.

Joschka Fischer, exministro de Asuntos Exteriores y vicecanciller de Alemania de 1998 al 2005, fue un dirigente del Partido Verde alemán durante casi veinte años.

Copyright: Project Syndicate/Institute for Human Sciences, 2013.
www.project-syndicate.org

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.