Sesenta años del golpe de Rojas

Sesenta años del golpe de Rojas

notitle
04 de junio 2013 , 10:33 a.m.

El próximo jueves 13 se cumplirán 60 años del golpe militar del general Rojas Pinilla, hecho que marcó en buena parte la historia política del país en la segunda mitad del siglo XX y que hoy conviene rememorar.

Como se sabe, esta es tierra estéril para las dictaduras militares. Tenemos unas fuerzas institucionales poco dadas a aventuras golpistas.

En 1953, el país estaba en plena confrontación liberal- conservadora, recién ocurridos la Marcha y Oración por la Paz, donde Gaitán pedía al gobierno Ospina cesar la violencia contra el pueblo liberal; el asesinato del caudillo, ad portas de alcanzar la presidencia; el cierre del Congreso; la lánguida elección de Laureano como Presidente; retirado el candidato liberal Darío Echandía por falta de garantías.

En medio de esa situación, la controversia entre dos sectores del conservatismo exacerba los ánimos, frente a la posible reelección de Ospina, y una de esas facciones estimula al comandante del Ejército, el carismático general Rojas Pinilla, para tomarse el poder. Este se negaba al golpe, y solo pretendía que el designado Urdaneta continuara ejerciendo el cargo con apoyo militar.

En medio de esa indecisión, la noche del sábado 13 de junio, Lucio Pabón Núñez anuncia por la radio oficial que Rojas acaba de tomarse el poder. Hubo júbilo nacional. Las palabras de Rojas de “no más sangre, no más depredación en nombre de ningún partido” llegaron como bálsamo para una nación crispada y ensangrentada.

Recuerdo, de niño, en la sastrería de mi padre en Chaparral, a los liberales anunciando con alborozo la subida de Rojas. Cuatro años después, los mismos personajes destruían con picas las estatuas que se le habían construido al ‘dictador’. Una primera lección de este episodio es que los políticos, como lo pide ahora el presidente Santos, no deben jugar a dividir las Fuerzas Armadas para obtener beneficios en medio de las naturales controversias puramente políticas. Craso error.

Entonces, los liberales en el exilio (López, Lleras Restrepo) regresaron al país creyendo que Rojas ejercería por poco tiempo y convocaría a elecciones libres en 1954. Pero aquel, convencido por los conservadores, primero se hizo “elegir” y luego “reelegir” por una constituyente de bolsillo integrada por políticos siempre dispuestos a voltearse.

Al comienzo, el General buscó la paz política. Lamentablemente, muchos guerrilleros liberales, como Guadalupe Salcedo, fueron asesinados con la complicidad de sectores oficiales. El mismo error cometido después con la Unión Patriótica luego de los acuerdos de paz –con cese del fuego incluido– durante la administración Betancur.

Concedió Rojas generoso indulto. El decreto 1823 de 1954 estableció: “Para los efectos del presente decreto se entiende por delitos políticos todos aquellos cometidos por nacionales colombianos cuyo móvil haya sido el ataque al Gobierno, o que puedan explicarse por extralimitación en el apoyo o adhesión a este, o por aversión o sectarismo político”. Este principio, actualizado, puede ser útil cuando se diseñen los instrumentos jurídicos para conseguir la paz.

El General adelantó obras de infraestructura que aún perduran, atendió programas sociales, pero lamentablemente censuró a la prensa, permitió en silencio negocios turbios, se entregó al conservatismo y cayó en la tentación de reelegirse indefinidamente, lo que ocasionó su caída el 10 de mayo de 1957.

El general Francisco Patiño

Está bien que el Senado tome en serio la función de aprobar los ascensos en la Fuerza Pública, y no que lo haga de manera automática. Sin embargo, debe tener mucho cuidado en no irse al extremo de sacrificar a buenos oficiales por razones mediáticas. Tengo la obligación moral de decir públicamente que el general Patiño, primer puesto en su curso, fue mi eficaz colaborador en la Fiscalía General de La Nación. Suerte en este trance.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.