América debe despenalizar consumo de drogas: Human Rights Watch

América debe despenalizar consumo de drogas: Human Rights Watch

Según la ONG, tácticas usadas hasta ahora para combatir el flagelo provocan más daño que beneficio.

notitle
04 de junio 2013 , 12:37 a.m.

Los gobiernos de la región deben moverse hacia la despenalización del consumo de drogas e implementar políticas que aborden este problema desde una perspectiva de salud pública, dijo este martes la organización estadounidense Human Rights Watch (HRW),

Asimismo, sostiene la ONG, considerar alternativas distintas a las que se emplean actualmente en la lucha contra la producción y el tráfico que, a su juicio, han provocado más daños que beneficios.

“La ‘guerra contra las drogas’ ha tenido efectos nefastos en las Américas, que incluyen desde matanzas perpetradas por despiadadas organizaciones de narcotráfico hasta abusos aberrantes cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad que las combaten. Los gobiernos deberían definir nuevas políticas que disminuyan los daños provocados por el consumo de drogas y, a la vez, reviertan la violencia y los abusos que han caracterizado las actuales políticas”, señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de este organismo.

Los comentarios se dan en el marco de la versión 43 de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que se instala este martes en Antigua, Guatemala, y cuyo eje central de discusión serán las políticas sobre control de drogas en las Américas.

Para HRW, aplicar sanciones penales por el consumo o tenencia de drogas para uso personal “cercena” la autonomía y el derecho a la privacidad, conceptos ampliamente reconocidos en el derecho internacional.

Si bien proteger la salud es un objetivo gubernamental legítimo, criminalizar el consumo de drogas para evitar que las personas se provoquen un daño a sí mismas no cumple con los criterios de necesidad ni proporcionalidad (únicas restricciones válidas a la autonomía y la privacidad). Los gobiernos pueden recurrir a muchas alternativas que no tengan carácter penal para reducir el perjuicio sufrido por quienes consumen drogas, como por ejemplo ofrecer tratamiento en casos de abuso de sustancias nocivas y brindar asistencia social, dice la ONG.

Según HRW, amplias investigaciones a lo largo del mundo han comprobado que la criminalización del consumo produce efectos adversos en salud pues quienes las usan no buscan tratamiento por miedo al castigo y se exponen a actos de violencia y enfermedades graves propias de la clandestinidad.

Para HRW, no obstante, los gobiernos tienen el derecho y la obligación de imponer sanciones a consumidores cuando estos ponen en peligro a terceros.

“Cuando bajo la influencia de las drogas una persona actúa de un modo que podría causar un perjuicio a terceros, ya sea al conducir un automóvil o poner en riesgo a un menor de edad negándole cuidados necesarios, sanciones penales pueden ser perfectamente legítimas, del mismo modo como lo son cuando se consume alcohol”, dijo Vivanco.

“Sin embargo, -añade-, la pena no es por el consumo de drogas, sino por realizar una conducta concreta, bajo la influencia de drogas, que pone en peligro a terceros”.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.