Son de colombiana huesos hallados en gimnasio de maestro de kung-fu

Son de colombiana huesos hallados en gimnasio de maestro de kung-fu

Autoridades confirmaron que restos humanos hallados en gimnasio de Bilbao son de una sola persona.

notitle
04 de junio 2013 , 11:49 a.m.

Los restos orgánicos que la policía encontró en el gimnasio de Juan Carlos Aguilar, cuando entró a rescatar una nigeriana a la que este maestro shaolín dejó en coma con una paliza, corresponden a una mujer adulta colombiana. Así lo confirmó el 

 la Ertzaintza (policía vasca), luego de haberlos analizado.

La colombiana cargaba con antecedentes penales menores, lo que facilitó su identificación tras el estudio de la columna vertebral y los fragmentos de extremidades hallados en bolsas de basura del gimnasio. Las autoridades no revelaron su nombre.

De esta manera se despeja el interrogante sobre el número de víctimas mortales de Aguilar, luego de haber trabajado con la hipótesis de que fueran más de una. Se piensa también que fue a ella a quien Aguilar se refirió cuando dijo el lunes que creía haber matado a alguien el 31 de mayo y que se encontraba “confuso” al respecto.

Se desconoce, sin embargo, si la colombiana ejercía la prostitución al igual que Ada, la nigeriana de 29 años que se encuentra hospitalizada en estado grave. Tampoco se sabe si había tenido algún tipo de relación previa con el presunto asesino.

Aguilar está vinculado desde hace años a las artes marciales y dijo en el pasado a algunos medios de comunicación que es el primer occidental ordenado monje shaolín en China.

El sospechoso, de 47 años según la prensa, que se hacía llamar Huang C. Aguilar, se autoproclama fundador del ‘Monasterio Budista Océano de la Tranquilidad’, ubicado en Bilbao.

Sin embargo, el Templo Shaolin de España negó el martes toda relación con él. "No es monje y no tiene generación o graduación directa por el templo Shaolin de Henan (China) ni es un representante del templo", afirmó en un comunicado.

Fue hasta su gimnasio a donde llegó la policía el domingo pasado, alertada por un vecino que vio cómo obligaba a entrar a una mujer con él. Los agentes tuvieron que tumbar la puerta con mazos y hallaron a la víctima inconsciente, con ataduras en manos, pies y cuello. También encontraron los restos orgánicos que analizaron luego y comenzaron una búsqueda compleja de más pistas en toda la zona.

Aguilar, que sufre de un tumor en la cabeza, se encontraba el martes todavía en dependencias policiales y carece de antecedentes de semejantes crímenes. No está claro si esa circunstancia podría alterar sus facultades mentales.

Los vecinos y comerciantes de inmuebles cercanos al gimnasio declararon estar impresionados por el suceso. Izaskun, empleada de un establecimiento comercial ubicado frente al local, dijo: "Cuando lo piensas en frío dices 'hemos tenido ahí enfrente un asesino'". Relató que el gimnasio tenía una actividad normal, con alumnos que entraban y salían continuamente. En esto coincidió con Fernando, residente en un inmueble cercano al establecimiento. Son "cosas que parecen que pasan lejos" y "luego las tienes al lado de casa", afirmó este hombre.

Juanita Samper Ospina
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid

Con Efe y AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.