Juez se le rebela a la Judicatura y no entrega casos de corrupción

Juez se le rebela a la Judicatura y no entrega casos de corrupción

Se trata del juez 15 del penal del circuito de Bogotá, Luis Gonzalo Ardila Manjarrés.

04 de junio 2013 , 09:09 a.m.

Luis Gonzalo Ardila retó al Consejo Superior de la Judicatura, su superior jerárquico, y se niega desde hace dos meses a cumplir una resolución que le ordena asumir funciones en un juzgado de conocimiento en el complejo judicial de Paloquemao.

Con su negativa, el servidor judicial tiene en riesgo 50 procesos de Foncolpuertos y de Cajanal que están a punto prescribir por términos. Él no ha querido entregar estos expedientes y tampoco ha aceptado asumir los nuevos casos que le han asignado desde el pasado 4 de marzo bajo el sistema penal acusatorio.

A pesar del caos derivado por su conducta, Ardila Manjarrés recibe su sueldo como titular del Juzgado 46 Penal del Circuito con Función de Conocimiento, confirmó la Dirección ejecutiva de la Seccional de Judicatura de Bogotá.

La Sala Administrativa de la Judicatura lo denunció disciplinaria y penalmente por extralimitación de sus funcionesante sus colegas de la Sala Disciplinaria y el Tribunal Superior de Bogotá. Un seguimiento hecho a su desempeño reveló que en el último año solo falló dos casos que estaban a su cargo.

"Esta es la primera vez que un juez de la República se niega a dar cumplimiento a un acuerdo adoptado en base a la normativa de manera caprichosa, arbitraria, sin fundamentos legales válidos y vigentes", señala el reporte de la Sala Administrativa.

El juez fue magistrado auxiliar en encargo durante un mes, entre el primero y el 30 de marzo del 2010 y recibió un sueldo de 19 millones de pesos. Con ese monto tramitó su jubilación, acogiéndose al régimen especial que le permitía pensionarse con el 75 por ciento del salario más alto devengado y que la Corte Constitucional tumbó en su histórica sentencia sobre las pensiones millonarias. Su trámite pensional aún está por resolverse.

Ardila fue asignado como juez de descongestión en el 2011 para apoyar a los despachos que debían evacuar los procesos que bajo el sistema antiguo (Ley 600 del 2000) tenían a su cargo por los fraudes en la liquidación de la desaparecida Puertos de Colombia y la Caja Nacional de Previsión.

Sin embargo, ante la creciente demanda de procesos en el nuevo sistema penal acusatorio, la Sala Administrativa de la Judicatura decidió en enero pasado convertir su despacho en uno de conocimiento y lo nombró juez 46 de Bogotá, le ordenaron entregar los expedientes a su cargo y asumir sus nuevas funciones a partir del pasado 4 de marzo.

Ardila se mostró en contra de la medida y recurrió a varios recursos jurídicos para echarla atrás. Por último invocó una excepción de inconstitucionalidad y se negó a cumplir lo ordenado por la Judicatura. Ni los empleados y demás funcionarios de sus despachos han podido ser reubicados a su nueva sede ante la postura del juez

Su negativa obligó a la Judicatura, por solicitud de la Procuraduría, a declarar nula cualquier actuación del juez frente a los expedientes que se ha negado a entregar. Mientras que las tutelas, habeas corpus y procesos que por reparto le ha correspondido han debido ser reasignados en otros tres despachos recién creados.

La Judicatura consideró en su denuncia que la postura de Ardila Manjarrés puede catalogarse como, "un abandono del cargo teniendo en cuenta que no está cumpliendo sus funciones".

Juez acudirá a tutela

El juez Ardila dice que no ha recibido capacitación para asumir funciones dentro del nuevo sistema penal acusatorio y mantiene su negativa de entregar procesos claves de Foncolpuertos y Cajanal que tiene a su cargo hasta que no se resuelva su situación.

"Esta es una decisión arbitraria. Me trasladaron sin una motivación, el acto administrativo con el que me trasladan no precisa a que juzgado me debo incorporar y para ser juez bajo el sistema penal acusatorio debo recibir capacitación y nunca he sido seleccionado a pesar de que soy juez de carrera por más de 20 años", afirmó el juez Ardila.

El funcionario también dijo que está tramitando su pensión, pues ya cumplió 60 años de edad y no han resuelto su situación. Su caso lo llevó la tribunal Administrativo de Cundinamarca y está a la espera de una decisión. Además no descarta una tutela para hacer valer sus derechos que consideró vulnerados por la judicatura. "Por cuestiones de salud no podría cumplir con los turnos y las sesiones de audiencia a los que debe someterse un juez bajo el sistema penal acusatorio", agregó Ardila.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.