Mafias estarían detrás de los crímenes en la Dian

Mafias estarían detrás de los crímenes en la Dian

La Policía maneja la tesis de que los homicidios serían por represalias.

03 de junio 2013 , 10:31 p.m.

El asesinato de dos funcionarios de la Dian en menos de un mes tiene la misma hipótesis: sus muertes, a manos de sicarios, obedecerían a represalias por sus labores.

Así lo señaló el director de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), el coronel Gustavo Moreno, quien dijo que un grupo especial investiga si las mafias de contrabando y de lavado de activos estarían detrás de esos asesinatos, que tienen en alerta a la Dian.

Al homicidio de Jorge Eliécer Valencia Daza, el pasado viernes en Cali, y de Celia Escobar Flórez, el 10 de mayo en Neiva, se suma la muerte de 11 personas más con vínculos con operadores del comercio exterior en el último año.

“Son situaciones que coinciden con el esfuerzo que ha emprendido la Dian para ejercer una mayor prevención y control al tema de lavado de activos y a las exportaciones ficticias”, dijo una fuente cercana al proceso.

Precisamente, desde el escándalo de corrupción en la Dian con el cobro ilegal de devoluciones del IVA, las autoridades han reforzado los operativos y registros para detectar empresas fachada, así como para frenar el paso de toneladas de productos sin el pago de impuestos.

“Estamos ante la criminalización del contrabando, que es usado por grupos ilegales para lavar dinero”, señaló el coronel Moreno, quien agregó que indagan si carteles mexicanos de la droga también estarían en el negocio.

La participación de bandas dedicadas al contrabando está casi probada en el asesinato de dos policías de la aduana en La Guajira, en febrero pasado. De acuerdo con el expediente, una banda de contrabandistas de gasolina habrían pagado a las Farc para que atentaran contra la patrulla por los controles entre Paraguachón y Maicao.

Amenazas, la constante

Otra de las coincidencias en esos crímenes, especialmente en el de Valencia Daza y de Escobar Flórez, es que fueron cometidos por sicarios tras ser objeto de amenazas. “Es una modalidad de oficina de cobro, que tiene relación con un poder económico para cometer esas acciones”, dijo el coronel Moreno.

En el caso de Escobar, había sido trasladada a Neiva tras ser amedrentada por los procesos que adelantaba en Florencia.

Y en el de Valencia Daza, las intimidaciones habrían ocurrido hace un par de semanas, cuando un hombre en Cali le dijo que tenía “los días contados”. Esto, luego de que el funcionario participó en un operativo en el que se había hallado una bodega con cientos de carcasas de celular que fueron aprehendidas por no tener los documentos en regla.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.