Así lavaba plata el 'banco del mundo del crimen'

Así lavaba plata el 'banco del mundo del crimen'

La compañía acusada es Liberty Reserve, cuyo fundador tenía varios Rolls-Royce.

notitle
02 de junio 2013 , 09:52 p.m.

Los ingredientes del coctel son explosivos. De un lado, narcotraficantes, negociantes de pornografía infantil, piratas informáticos y especialistas de fraudes con tarjetas de crédito urgidos de lavar miles de millones de dinero ganados en actividades ilícitas. Del otro, un sencillo aunque meticuloso mecanismo financiero y tecnológico que penetró instituciones financieras de 17 países.

Y todo bajo el anonimato y libre de controles estatales. El resultado: el blanqueo de 6.000 millones de dólares en el operativo de lavado más grande de la historia y ejecutado entre 2006 y 2013 desde empresas privadas en Costa Rica con ramificaciones en Estados Unidos, España y Holanda.

La compañía acusada, Liberty Reserve, fue calificada de “banco de referencia del mundo criminal” por las autoridades estadounidenses.

La historia comienza con la fundación de Liberty en el 2006, con Arthur Budovsky Belanchuk a la cabeza, un ucraniano nacionalizado en Costa Rica en 2010 tras un cuestionado matrimonio con una costarricense a la que pagó 400 dólares. Vivía rodeado de lujos. Prueba de ello son los tres vehículos Rolls-Royce de colección que le fueron decomisados.

Budovsky fue detenido en Madrid el pasado 24 de mayo, mientras que otros integrantes de la cadena fueron capturados en Estados Unidos y Costa Rica.

Las torcidas transacciones por la Red usaban LR, una moneda virtual para los clientes, quienes previamente debían registrarse con requisitos mínimos, como suministrar una dirección física y un correo electrónico.

Cumplidos estos trámites, el usuario ya disponía de una cuenta para trasladar dólares, rublos o euros a destinos en Asia, África o Europa mediante intermediarios que transformaban el dinero en LR. Con esto, el cliente podía hacer pagos electrónicos o transferencias desde cualquier parte del mundo.

Con los LR transferidos de uno a otro usuario, el proceso también permitía transmitir los recursos a centros de cambio de monedas reales, para poder retirar el dinero.

La Fiscalía informó que del millón de clientes que llegó a tener de Liberty, cerca de 200.000 eran estadounidenses. Todos efectuaron millones de movimientos financieros por los que se les cobró un promedio de cuatro dólares cada uno. Eran operadores anónimos y libres de controles para mover dinero hacia bancos de más de una decena de países.

El aparato de variadas actividades delictivas en línea de Liberty convirtió a la firma y a empresas paralelas en un centro financiero internacional con operaciones indetectables. Fue así como el servicio de transferencia de dinero creció sin estar sometido a ningún control.

En el 2011, el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) detectó operaciones sospechosas de “entidades financieras nacionales” sobre movimientos “inusuales” y “sin justificación adecuada” de la supuesta organización criminal.

No obstante esa investigación, la red siguió funcionando por medio de ‘compañías pantalla’.

Las mafias aprovechan debilidades jurídicas y “mutan rápidamente las formas para delinquir –explicó la directora del ICD, Bernardita Marín–. Ningún país está totalmente blindado contra las estructuras criminales”.

JOSÉ MELÉNDEZ
Para EL TIEMPO
CON EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.