La diosa destemplada / El otro lado

La diosa destemplada / El otro lado

La historia es tan torpe que parece el noticiero de Caracol: muertos, traiciones, sexo, escándalos.

02 de junio 2013 , 11:42 a.m.

La diosa coronada es el nombre de un buen vallenato y ahora de una mala telenovela. No por culpa de la idea, sino de la incapacidad dramatúrgica de libretistas y realizadores. Las telenovelas NO son una crónica roja de noticiero, requieren más diversidad de relato y sensacionalismo pero con humanismo.

Leandro Díaz, un grande del vallenato, cantó: “Señores vengo a contarles / hay nuevo encanto en la sabana / en adelante estos lugares / ya tienen su diosa coronada”…

Pero llegaron RTI y Telemundo y transmite Caracol y les importó un bledo este himno y lo volvieron una narco-prepago-sexy-novela. A estos señores del billete y la bazofia nada les importa; o sí, lo mismo de los narcos: el billete.

Y por billete baila la prepago, paga el narco y vive el canal. Del experto en narco-historias Juan Camilo Ferrand, el mismito de El cartel y Escobar, el patrón del mal, y en el mismo canal Caracol, llega otra narco historia, posiblemente basada en otra historia de la vida real: dicen que en la de la ex reina colombiana Angie Sanclemente Valencia o ‘La reina de la coca’.

O sea que no solo birlaron canción de nostalgia vallenata sino también vida de reina: ¡viva la creatividad colombiana!

La historia es originalísima: “una chica sexy-buena, la señorita Guerra, está frustrada por vivir en la pobreza y encuentra en su belleza, su cuerpo de diosa y su personalidad arrolladora, la manera de salir del mundo al que pertenece”. Y se convierte en reina de escándalo y delincuente.

Carolina Guerra actúa su sexi-porno-buenona de siempre y le sienta el papel: hasta ahí todo bien. Pero Arap Bethke, que hace de Genaro Castiblanco, la saca del estadio de las peores actuaciones de la historia: el villano más burdo de nuestra pantalla, verlo implica cambiar de canal.

La historia es tan torpe que parece el noticiero de Caracol matutino: muertos, traiciones, sexo, escándalos. Y lo peor es el maltrato sexual a la mujer: escenas del peor asqueroso. Y en lo dramático no hay buenos, todos son malos. No hay matices, todo es perversión. No hay ternura, todo es cretinada.

Narco-prepago-novela muy Caracol, llena de clichés, obviedades, poca esperanza y sin humor. El productor dirá: eso es lo que quiere la gente. Y el televidente ha dicho: no, así no, sin esperanza no hay melodrama; sin cierto éxito, no hay narco; si todo sale mal y todos son malos, y todos traquetos y todas prepagos, así no… y se fue…

Basura para Colombia y el mundo, Miami style donde billete mata cabeza.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.