La historia de amistad de un carretillero y su caballo

La historia de amistad de un carretillero y su caballo

Manuel Santos Reyes le tiene a su caballo 'Belly' un 'cuarto' en su casa en la capital risaraldense.

notitle
02 de junio 2013 , 08:40 a.m.

Desde hace cuatro años, Manuel Santos Reyes Rojas se levanta de la cama, atraviesa su casa por un largo corredor, y va hasta el ‘cuarto’ de ‘Belly’, un caballo grande, de color castaño, a ver cómo amaneció.

Este veterano carretillero, de 76 años, de los cuales 52 lleva en el oficio, vive bajo el mismo techo con el animal, el cual duerme en una pesebrera que construyó para él.

El manso caballo es la fuerza que arrastra la carretilla donde Reyes Rojas transporta materiales de la ferretería Varela.
La pesebrera está elaborada en retales de madera de color blanco y se ilumina con un bombillo de 100 vatios.

En un mesón empotrado en una de las paredes, ‘Belly’ se alimenta.

El caballo de Reyes es toda una celebridad en el barrio El Progreso de la capital risaraldense. Mientras en las otras viviendas del populoso sector son los perros y los gatos los que entran por la puerta principal de las casas, en la de este carretillero es ‘Belly’ el que lo hace.

Pero antes de que ‘Belly’ ingrese a la casa, al medio día y en la tarde, su dueño extiende un tapete de 15 metros sobre el corredor que cruza la vivienda. El caballo pasa al frente de la sala, el comedor, las alcobas y la cocina.

Antes de iniciar la jornada, el carretillero limpia la pesebrera y alista a ‘Belly’: lo cepilla, revisa sus herraduras y le pone los cabestros.

Mientras el equino atraviesa el corredor, la vivienda huele más a café recién hecho, que a caballo. La pareja de hombre y animal queda lista para salir al trabajo cuando Reyes engancha la carreta al corcel.

Bien alimentado

La mitad de la jornada de esta pareja va hasta el medio día, cuando el carretillero va a su casa a disfrutar del almuerzo que preparó su esposa Sonia Saavedra.

A ‘Belly’ le esperan porciones de sorgo, capacho, cáscaras de chócolo y miel de purga, pero antes de que entre, Reyes, su hijo o su nieto se aseguran de extender la alfombra.

De los cuidados del caballo no solo se encarga él, su esposa también participa. Ella es la que le prepara la comida y, también lo mima como a un hijo, como muestra de gratitud por traer de vuelta a su esposo y permitir el sustento económico de su familia.

Cuando transitan por las calles de Pereira, Reyes y su colorida carretilla se llevan las miradas de transeúntes, quienes admiran el corpulento caballo, su andar tranquilo y el trato sereno que le da su dueño.

Son constantes los ofrecimientos para Reyes de expertos equinos. Le preguntan si el animal tiene una alimentación especial, y unos más atrevidos le plantean la opción de que los ayude a quedarse con ‘Belly’, pues el carretillero está en el programa de la Alcaldía de Pereira de sustitución de caballos carretilleros por motocarros.

Reyes no descarta entregar el animal, pero por un auxilio económico para arreglar su casa y cambiar su oficio por la jardinería y la decoración de zonas verdes.

Mientras llega el momento, él confía en que al codiciado ‘Belly’ lo adopte alguien que le dé los mismos cuidados y mimos que él y su familia le han ofrecido en estos años de compañía.

Gustavo Ossa García
Para EL TIEMPO
Pereira

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.