Cortes-Tour S. A.

Cortes-Tour S. A.

notitle
01 de junio 2013 , 08:27 p.m.

Vea por dónde nos vinimos a enterar de que los muy honorables magistrados tienen más gabelas que ‘Iván Márquez’ condenas. Que desconocen el significado de las palabras “vergüenza”, “pudor”, “austeridad” ya lo sabíamos hace rato; no merece ni una subida de cejas.

Pero confieso mi terrible decepción con la primera mujer que preside ese club de privilegios. Llegó con buena fama y, al ser fémina, yo daba por hecho que tendría sentido común y los pies en la tierra.

¿En qué cabeza cabe que puede pasar inadvertido un crucero de togados? ¿Creía que el bronceado merecería elogios? ¿No tuvieron suficiente con el rosario de homenajes que organizaron a la dama por su presidencia? Por cierto, una de las costumbres más lobas que conozco esa de viajar los magistrados en tropel, gratis totalmente, para celebrar un nombramiento que es rotativo y de solo un año.

El que costearan el crucero quienes aspiran a un puesto no me llamó la atención; es la punta del iceberg de las altas cortes. Recuerden la palomita de dos meses que le concedió un expresidente de Corte Suprema a un colega para que tuviera pasaporte diplomático. O las más de cien votaciones que a veces se llevan en la elección de un presidente, o el que existan vacantes de magistrados después de dos años porque son incapaces de ponerse de acuerdo, dados los juguetes en juego y la cantidad de intereses cruzados, de favores debidos, de favores pagados.

Ahora supimos que, de un total de 230 días laborales, algunos magistrados solo trabajan 140, entre días de permiso, Semana Santa, festivos y vacaciones. Y luego pretendemos que los casos (negocios, como también los llaman, con toda razón) no demoren en las altas cortes diez, quince o veinte años.

El respaldo unánime que le prestaron a su jefa temporal y el nuevo permiso para viajar a España son apenas naturales porque en esos despachos lo que abundan son los rabos de paja y el nulo interés en corregirse.

Recuerdo que hace años revelé en este espacio el uso de Corte-Tour S. A. que hizo una linda pareja de esposos que tienen la dicha de ser él magistrado del Consejo de Estado, y ella, de la Corte Constitucional. Pasaron 21 días en Ginebra (Suiza, no Valle). Fue en el 2010. Cada uno recibió viáticos por 15’790.500 pesos, aunque supongo que compartirían habitación. Y en un viaje aquel año a la dictadura china de cuatro días, la agencia mencionada canceló 38’946.532 en tiquetes y 21’052.800 en viáticos de seis magistrados.

Por eso no pongo nombres esta vez; casi son todos iguales. Y quien conserva un ápice de vergüenza alcahuetea los desmanes de sus colegas. Por eso no quisieron la reforma de la justicia que el país reclama a gritos.

Luego me acusan de conspirar contra ellos, como si fuera necesario estrujarse las neuronas cuando solos, sin que nadie los empuje, se precipitan al abismo. ¡Qué tropa!

NOTA. El vociferante parche de alias Maduro y sus secuaces pagó la “arrodilladera” de Santos con idéntico tono pendenciero que reservan para quienes les llevan la contraria. Con ellos, si se quiere paz y colaboración, no es con sonrisas y diplomacia, sino con servil sometimiento. Por eso el chavismo se la lleva tan bien con las Farc; son igual de dogmáticos, intolerantes y pretenciosos.

Pero esta vez hizo bien Santos en no caer en provocaciones y responder en tono cordial; no podía rebajarse al nivel del pandillero de marras. Pero ya aprendió, espero, que en aras del proceso no todo se puede ceder.

Salud Hernández-Mora

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.