Los polémicos privilegios de jueces y magistrados

Los polémicos privilegios de jueces y magistrados

Con permisos remunerados atienden invitaciones al exterior. Nadie da cuenta de días no trabajados.

notitle
01 de junio 2013 , 08:10 p.m.

Los permisos remunerados de hasta cinco días al mes, como el que usó la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Ruth Marina Díaz, para embarcarse en un crucero de lujo no son los únicos privilegios con los que cuentan los jueces y magistrados en Colombia. (Lea también: Piden renuncia de magistrada involucrada en escándalo de crucero).

Las pensiones privilegiadas a las que les puso coto la Corte Constitucional, permisos para viajes con fines académicos, bonificaciones y primas especiales y la posibilidad de ‘congelar’ su cargo mientras se van incluso por años a ocupar posiciones mejor remuneradas dentro de la la Rama Judicial figuran en la lista de estímulos que reciben los encargados de hacer justicia en el país.

Aunque hay certeza de que se trata de un beneficio altamente utilizado, no hay ninguna oficina en la Rama Judicial que tenga reportes actualizados de cuántos días hábiles terminan perdidos para la justicia por cuenta de esos permisos.

Al margen del escándalo que desató el viaje de placer de la magistrada Díaz, muchos de sus colegas hacen uso de esos permisos para atender invitaciones en Colombia y en el exterior a congresos, conferencias, conversatorios y foros en los que suelen ser expositores. En algunos casos, señalan magistrados consultados por este diario, esa participación es reconocida con importantes honorarios.

Un informe publicado por el Consejo Superior de la Judicatura en su página web señala que en los últimos tres años 101 magistrados de las cuatro altas cortes del país realizaron 743 viajes en comisión oficial, de los cuales 196 han sido al extranjero. El documento no incluye los desplazamientos de este año.

La Corte Suprema de Justicia es la corporación que más delegados ha enviado a eventos por fuera de Colombia (42), seguida por el Consejo de Estado (27), la Corte Constitucional (21) y el Consejo Superior de la Judicatura (11). Mientras que algunos magistrados no figuran en esas comisiones, otros son viajeros frecuentes. Estos desplazamientos le han costado al país por lo menos 1.300 millones de pesos.

La magistrada Díaz, que en una semana empezará un nuevo viaje hacia Europa, ha realizado siete salidas oficiales al exterior desde el 2010. Eso, sin contar el viaje de descanso que la tiene en el ojo del huracán y que la llevó a tres paradisíacos destinos en el Caribe.

Su antecesor en el cargo, Javier Zapata, hizo 10 viajes en el 2012. De estos, 4 fueron a Washington (EE. UU.), Cádiz (España), Panamá y Viena (Austria). Otros, como los magistrados del Consejo de Estado Gustavo Gómez, William Zambrano y Marco Antonio Velilla, tuvieron en destinos más exóticos, como Costa del Marfil (África).

Otro polémico beneficio que ha terminado generando situaciones impresentables es la figura del encargo. Esta ha sido una de las modalidades utilizadas en el escándalo del ‘carrusel’ de pensiones. Jueces y magistrados de tribunal se fueron por meses en comisión como auxiliares en el Consejo Superior de la Judicatura.

Así ocurrió con el cargo de un magistrado auxiliar en la Sala Disciplinaria, a quien le concedieron en el año 2010 la medalla José Ignacio de Márquez, el máximo reconocimiento a un servidor judicial por su desempeño, y una beca de estudios por un año en el exterior.

Mientras el funcionario gozaba de su año sabático en el exterior, seis jueces, que después tramitaron su pensión con el beneficio de liquidación con el último sueldo, ocuparon su silla, sin perder la del juzgado del que venían.

CEJ
‘Permisos deben ser revisados’

La directora de la Corporación Excelencia en la Justicia (CEJ), Gloria María Borrero, dice que el uso de los permisos por parte de los jueces ha tergiversado el espíritu de la Constitución.

“Hoy la mayoría de los magistrados de altas cortes y muchos jueces prefieren trabajar en sus casas y se ven poco tiempo en los despachos. Otros han dejado de un lado su deber de administrar justicia mediante sus fallos y han cambiado sus oficinas por los foros académicos o gremiales. Ellos dictan doctrina jurídica desde congresos y seminarios cuando debían hacerlo en sus sentencias”, cuestiona Borrero.

La directora de la CEJ considera necesario que la ley regule los permisos y “les devuelva su espíritu original: compensar al juez por su dedicación permanente a la administración de justicia”.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.